Dos gatos y una cotorra, figuras populares del 2013 en NYC

Entre las curiosidades que deja este año, hay también un policía "caníbal" y un pajarito delator de políticos

La cotorra "Cuca"  y su secuestrador, Darryl Walker, un curioso caso que acaparó la atención en 2013.
La cotorra "Cuca" y su secuestrador, Darryl Walker, un curioso caso que acaparó la atención en 2013.
Foto: Archivo / EDLP

NUEVA YORK — Entre dos gatos juguetones que detuvieron el servicio de trenes y una cotorra secuestrada, el 2013 nos trajo curiosas noticias en las que se descubrió también a un policía con apetitos canibalescos y los pasatiempos sexuales de por lo menos un político que se hicieron públicos gracias a un pajarito tuitero.

Quién iba a pensar que dos pequeños mininos fueran tan poderosos como para detener a no sólo uno sino a varios trenes que circulaban por Brooklyn por espacio de una hora.

El hecho ocurrió el 29 de agosto, cuando las autoridades decidieron cortar el suministro eléctrico de las líneas B y Q, con el fin de salvar a los pequeños Arthur y August, que se divertían saltando y escondiéndose entre los rieles.

Mientras unos especulaban que huían de su dueño, otros señalaban que fue el espíritu aventurero —y el hambre— los que lanzaron a estos “aristogáticos” a la caza de ratones, que abundan y ejercen “propiedad” en las vías del tren.

Finalmente, la pareja fue rescatada sana y salva y trasladada al Centro de Control y Cuidados de Animales que, en octubre, buscaba candidatos para entregarlos en adopción.

La aventura no fue menor para “Cuca”, la cotorra que fue alejada de su dueña a punta de pistola, como producto de un estructurado plan. La hispana Ana Marte, de El Bronx, fue la más afectada por el arrebato de su mascota. La mujer, de 67 años, no perdió el tiempo y llamó de inmediato al 911, aunque al principio le fue difícil convencer a las autoridades de la importancia de su caso.

La Policía logró detener al secuestrador —identificado como Darryl Walkerquien confesó haber vendido a “Cuca” poco después de concretar su plan cuando el plumífero bajaba en una jaula de la mano de su dueña en el piso 11 del edificio.

Finalmente, el animal fue encontrado y doña Ana no sólo volvió a disfrutar de su compañía, sino también de su servicio al recordarle oportunamente la hora en que debía tomar su medicina. “¡Cuca, medicine!”, aprendió a decir la cotorra y ella siempre se lo agradecía. Por supuesto que era importantísimo su caso.

Por otro lado, un “pajarito” demostró ser también poderoso al desbancar a un destacado congresista que tuvo que renunciar a su cargo, en 2011, tras revelarse que había enviado escandalosos textos y fotos íntimas a un grupo de mujeres. Pero esto no fue suficiente para Anthony Weiner —alias “Carlos Danger”— quien este año volvió al escenario político como candidato a la Alcaldía de Nueva York y —tal como lo hizo en 2011— volvió a disculparse por nuevas fotos y mensajes que se descubrieron en julio pasado, en plena efervecencia electoral.

No menos extraño resultó el caso de Gilberto Valle, agente del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) —que fue apodado “el policía caníbal”— quien a través de las redes sociales quedó al descubierto de planear comerse a varias mujeres luego de secuestrarlas, torturarlas y cocinarlas a fuego lento.

El hecho estremeció la tranquilidad del otoñal octubre de 2012 y llegó a su desenlace en marzo de este año cuando Valle fue hallado culpable en una corte de Manhattan, luego de un juicio en que se revelaron detalles de cómo el FBI logró interceptar correos electrónicos que el agente neoyorquino intercambió con otros fetichistas y en los que discutió sus macabros planes.

En fin, se puede decir que el 2013 fue un año en que hubo de todo. Y, como dijo el sonero “Cheo” Feliciano, “de cualquier malla sale un ratón”, dos gatos, una cotorra, un pajarito trinador y hasta un caníbal.