Jets se despiden de casa volando

Jets se despiden de casa volando
Geno Smith jugó sin errores, pasó para dos anotaciones y corrió para una más en el partido en el que los Jets dijeron adiós.
Foto: AP

East Rutherford, Nueva Jersey /AP — Geno Smith lanzó dos pases de touchdown a David Nelson y logró otro por tierra, y los Jets de Nueva York vencieron ayer por 24-13 a los Browns de Cleveland.

Smith brilló en el que pudo ser el último partido del entrenador Rex Ryan frente a los aficionados de los Jets, ya que hay dudas sobre su continuidad. El quarterback novato lanzó dos pases para anotación por primera vez desde octubre y no le interceptaron pases.

Smith lanzó 36 pases y completó 20, para ganancia de 214 yardas, además de que acumuló otras 48 por tierra. Chris Ivory logró 109 yardas en 20 acarreos para los Jets (7-8), que desde la semana pasada quedaron eliminados de la lucha por los playoffs.

Jason Campbell sufrió dos intercepciones por los Browns (4-11), que perdieron su sexto juego en fila.

Manning sigue muy Bronco

Peyton Manning es dueño del récord de más touchdowns en una campaña y los Broncos de Denver son los campeones de la división Oeste de la AFC, tras vencer por 37-13 a los Texans de Houston.

Manning fijó el récord de 51 touchdowns en un partido en el que superó las 400 yardas por aire y lanzó cuatro pases de anotación, incluyendo tres en el último parcial.

Manning superó la marca de 50 touchdowns de Tom Brady (2007), quien a su vez había roto el récord de 49 que Manning consiguió en 2004.

Los Texans perdieron su 13er partido consecutivo.

Manning rompió la marca cuando restaban 4:28 minutos de juego con un envío a de 25 yardas a Julius Thomas. Apenas dos minutos y medio antes había empatado el récord con un pase de 20 yardas a Eric Decker.

Los Broncos ya tenían asegurado su boleto a la postemporada, pero el triunfo, combinado con la derrota de Kansas City contra Indianápolis, les dio el título de la división. Podrán asegurar la ventaja de jugar en casa todos los playoffs si Nueva Inglaterra no gana el lunes en Baltimore.

Volverán a rugir en playoffs

La sequía de playoffs de los Panthers de Carolina ya terminó.

Cam Newton lanzó un pase de touchdown de 14 yardas a Domenik Hixon cuando restaban 23 segundos de partido, y los Panthers vencieron por 17-13 a los Saints de Nueva Orleáns para asegurar su primera participación en la postemporada desde 2008.

Carolina (11-4) puede ganar el título de la división Sur de la NFC, y un boleto directo a la segunda ronda de los playoffs, si vence a Atlanta el próximo domingo.

Los Panthers interceptaron dos pases de Drew Brees y lo derribaron seis veces, para vengar la derrota por 31-13 que sufrieron hace dos semanas contra el mismo oponente.

De todas formas, Carolina necesitó de la magia de Newton en los últimos minutos para conseguir el triunfo. Después de lanzar apenas para 116 yardas en los primeros 59 minutos del encuentro, el quarterback condujo una serie de 65 yardas en 32 segundos para la anotación de la victoria.

“Cam fue realmente duro”, comentó el entrenador de los Panthers, Ron Rivera. “Tuvo dificultades todo el partido, y él lo sabe. Pero estuvo a la altura cuando lo necesitamos”.

Los Saints (10-5) todavía pueden entrar a los playoffs si Arizona pierde ante Seattle. Nueva Orleáns ha perdido cinco de sus seis últimos partidos como visitante.

Tambalean sueños de los Dolphins

Kyle Williams detuvo al quarterback de Miami detrás de la línea dos veces y los Bills de Buffalo dejaron en la cuerda floja las aspiraciones de los Dolphins de llegar a la postemporada al derrotarlos el domingo por 19-0. Fred Jackson logró 111 yardas por tierra y anotó en una jugada de nueve yardas, mientras la defensa de los Bills limitó a los Dolphins a apenas 103 yardas, su ofensiva más baja de la temporada. En su último partido como locales esta temporada, los Bills (6-9) derribaron al quarterback rival en siete ocasiones y sumaron 56 sacks en la campaña, nueva marca para el equipo.

Dan Carpenter selló el triunfo al acertar cuatro goles de campo, uno de ellos de 45 yardas.

Los Dolphins (8-7) vieron interrumpirse su racha de tres victorias y corren peligro de no clasificarse a la postemporada por quinta temporada al hilo. Miami necesita ayuda de otros equipos para tener una oportunidad y cierra la campaña recibiendo a los Jets de Nueva York la próxima semana.