Malas jugadas por Crowley and Heastie

Malas jugadas por Crowley and Heastie

La semana pasada la concejal Melissa Mark-Viverito logró asegurar los votos necesarios para convertirse en la próxima Presidenta del Concejo Municipal. Si el apoyo ganado se materializa en la elección de enero, la concejal boricua de East Harlem y el sur de El Bronx se convertiría en la primera mujer latina en liderar el cuerpo legislativo. Tal resultado también colocaría a un hispano entre los cuatro puestos políticos más importantes de la ciudad — alcalde, contralor, defensoría del pueblo y presidencia del concejo.

El consenso preliminar –anunciado por Viverito y confirmado por sus colegas — fue propulsado por la junta progresista del Concejo, y viene a desarticular el tradicional poder de los jefes demócratas de condado de negociar con los 51 ediles el importante puesto.

Ante el dominio eminente de Viverito, las maquinarias políticas reaccionaron desafiantemente diciendo: Aquí no hay decisión oficial hasta la votación final del 8 de enero. No es descabellado imaginar que han estado pegados del teléfono tratando de persuadir a los concejales de cambiar el resultado de la elección. Sólo se necesitan 26 votos para declarar victoria.

De no conceder, las próximas dos semanas serán de gran tensión. La presión para evitar la histórica elección de Viverito proviene sobre todo de los jefes políticos de Queens y de El Bronx —Rep. Joe Crowley y el Asambelista Carl Heastie—dos jurisdicciones con importante presencia latina (27.5% y 53.5%, respectivamente). Los partidos demócratas de ambos condados apoyan la candidatura del concejal blanco de Manhattan Dan Garodnick.

Urgimos a los 30 concejales que apoyan a Viverito a que se mantengan firmes en su decisión, y hacemos un llamado a los concejales latinos que no la apoyan o se han mantenido silentes, incluyendo a la concejal de Manhattan Rosie Méndez y los de El Bronx Annabel Palma, Fernando Cabrera y María del Carmen Arroyo a que se unan a este esfuerzo.

El valor de la candidatura de Viverito no radica en su etnicidad, si no en su probada capacidad como funcionaria. Creemos que su elección creará el ambiente propicio para ejecutar una agenda legislativa que proteja y ayude a las familias neoyorquinas trabajadoras.

La oportunidad de tener una líder comprometida a la cabeza del Concejo fue un sueño para legendarios luchadores latinos que ya no están con nosotros – entre ellos Richie Pérez, Evelina López Antonetty y Alice Cardona. Los líderes de hoy pueden hacer ese sueño realidad demostrando unidad, independencia y firmeza en su voto.

Si Crowley, Heastie y compañía quieren ser conocidos como los que bloquearon el camino hacia un fuerte liderazgo y las aspiraciones de una comunidad, sin duda se encontraran con la ira de los votantes y los organizadores comunitarios que saben cómo derrocar a políticos titulares.