Se unen China Mobile y el gigante Apple

Se unen China Mobile y el gigante Apple
Clientes revisan varios dispositivos en una tienda de Apple en Pekín, China.
Foto: EFE

Pekín/EFE — El acuerdo, anunciado ayer, entre China Mobile, el mayor operador telefónico del mundo, y el gigante tecnológico Apple para comercializar los modelos iPhone 5S y 5C es, a priori, un logro para ambas compañías, aunque los términos del mismo y la acogida que le dé el público chino son aún una incógnita.

Después de más de seis años de negociaciones, Apple ha conseguido expandirse en el mayor mercado de telefonía del mundo, con más de 700 millones de potenciales clientes, los que están registrados en China Mobile, la principal compañía de telecomunicaciones del gigante asiático.

A partir del 17 de enero, los iPhone 5S y 5C podrán ser operados por China Mobile, que ofrecerá en sus tiendas los modelos de Apple, una llave de oro de acceso al mercado de la segunda economía del mundo.

“China es un mercado extremadamente importante para Apple”, asegura en un comunicado Tim Cook, el sucesor de Steve Jobs al mando de la compañía californiana, algo que tanto las cifra de usuarios como de posibles ventas parecen respaldar.

Según las primeras estimaciones, Apple podría vender entre 20 y 30 millones de iPhones operados por China Mobile el próximo año, lo que duplicaría las ventas de estos teléfonos en la potencia asiática alcanzadas en 2013.

De la mano de China Mobile, a la firma de la manzana se le abre un nuevo horizonte cuando su mayor mercado, el estadounidense, ha decrecido recientemente y cuando el iPhone es aún el quinto teléfono en ventas en el mercado chino, liderado por Samsung, Huawei, Lenovo y Yulong.

El acuerdo es, además, un gran golpe de efecto para Cook, quien hace meses dijo que esperaba que China reemplazara a Norteamérica como la mayor fuente de ingresos de Apple, y el iPhone, su buque insignia, le puede ayudar a ello.

Así, mientras el acuerdo reafirma la credibilidad del heredero de Jobs, después de haberse enfrentado últimamente a las críticas de algunos accionistas de Wall Street por su presunto conservadurismo desde la muerte de su mentor, el presidente de China Mobile, Xi Guohua, celebraba ayer con entusiasmo el acuerdo.

Sin que se sepan aún sus términos concretos, Xi afirmaba en un comunicado que los “clientes potenciales (de su compañía) están esperando ansiosamente la increíble combinación entre el iPhone y nuestra red”.

La pregunta es: ¿tan ansiosamente? Tras publicarse el acuerdo, la mayoría de los usuarios de Weibo, el Twitter chino, que comentaron la noticia compartían una misma inquietud: el alto coste del 4G (utilizado en los iPhone 5S y 5C), cuando el gigante asiático está concluyendo todavía el despliegue de su red móvil 4G en 340 ciudades.

Además, según una investigación de la firma Trefis, China Mobile ya contaba con al menos 10 millones de usuarios de iPhone hace dos años entre ciudadanos de clase media-alta, que ven en el producto una señal de “caché” y lo utilizan sólo como dispositivo móvil, sin internet, y que ahora únicamente tendrán que “liberarlo”.