Entregan armas en programa de amnistía

San Juan/EFE — Más de 300 piezas recogidas en Puerto Rico es el balance de la amnistía que se abrió en la isla caribeña para la entrega de armas de fuego ilegales sin multas o acciones judiciales contra sus propietarios que finalizó este fin de semana.

Los Bomberos de Puerto Rico, cuerpo encargado de la recogida de armas a través de las diferentes estaciones regionales designadas, entregaron a la Policía las armas depositadas.

El jefe del Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico, Ángel Crespo, informó que entregaron a la Policía más de 300 armas de fuego, operación parte de la amnistía establecida a raíz de las enmiendas hechas a la Ley de Armas firmadas hace semanas por el gobernador Alejandro García Padilla.

El jefe del Ejecutivo firmó además la disposición que abre un periodo especial de registro para la posesión de armas con licencias caducadas o con algún tipo de irregularidad por un periodo de 120 días.

Las armas heredadas u otras cuyos dueños no renovaron a tiempo sus licencias dispondrán así de un periodo de cuatro meses para registrarlas exentos de multas, hasta el 13 de abril de 2014.

Quienes posean armas heredadas podrán registrarlas y después tramitar las correspondientes licencias, según establece la nueva normativa local.

La posesión ilegal de un arma en Puerto Rico está castigada con multas de hasta $2,500, mientras que no renovar a tiempo las correspondientes licencias se multa con hasta $5,000.

Las personas que precisen orientación sobre el asunto podrán obtenerla en las 27 armerías repartidas por Puerto Rico.