Proceso de paz camina lento en Guatemala

Proceso de paz camina lento en Guatemala
Líderes espirituales mayas realizan una ceremonia para conmemorar el 17 aniversario de la firma de los acuerdos de paz que pusieron fin a la guerra.
Foto: efe

Guatemala/EFE — Los Acuerdos de Paz que pusieron fin al conflicto armado interno en Guatemala hace 17 años, caminan a paso lento y todavía no se satisfacen las demandas sociales, coincidieron ayer en señalar expertos y funcionarios de Estado.

Un ritual maya en el centro arqueológico Kaminal Juyú, en el sur de la capital, y un acto público en el Palacio Nacional de la Cultura encabezado por el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, quien fue uno de los signatarios de los acuerdos, conmemoraron ayer la firma de los tratados entre el Gobierno y la entonces guerrilla.

En el acto público representantes de las organizaciones Kiev del Bosque y Grupo Artístico Xajil cambiaron la Rosa de la Paz en el monumento erigido en uno de los patios del Palacio Nacional de la Cultura, donde el 29 de diciembre de 1996 se firmaron los acuerdos que pusieron fin a 36 años de guerra con saldo de 250,000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.

Cada mes esa rosa blanca es reemplazada por otra por personas seleccionadas por el ministerio de Cultura por su aporte a la paz y la reconciliación guatemalteca.

Pérez Molina anunció ayer en su discurso oficial que en el 2014 impulsará espacios para que los guatemaltecos puedan perdonarse y buscar la reconciliación con el fin de tener una Guatemala en paz, con desarrollo y justicia social.

El mandatario, que fue uno de los signatarios de los acuerdos en representación del Ejército, aseguró que hay avances, aunque reconoció que falta por cumplir con las reformas del Estado, tanto políticas como administrativas.

Mientras que el excomandante guerrillero Ricardo Rosales manifestó durante el acto que los guatemaltecos se debe comprometer con la construcción de la paz en lugar de estar lamentando y señalando a terceros por la falta de cumplimiento de los compromisos.

“El compromiso de cada ciudadano debe ser luchar por la reconciliación, esforzarse por el progreso del país e impulsar una amplia campaña de cultura de paz”, subrayó.

Jorge Herrera, del Programa Nacional de Resarcimiento, reconoció que las demandas sociales no se han cumplido, al igual que la agenda de los pueblos indígenas.

Al respecto, Mario Itzep, dirigente del Observatorio de Pueblos Indígenas, comentó que este nuevo aniversario de los Acuerdos de Paz se cumple en condiciones poco favorables para la reconciliación y el reconocimiento a los derechos de los aborígenes.

?>