Niño se suicida tras decepción con los Reyes Magos

En una casa en construcción, ubicada en la calle Principal del sector La Virgen, Yeuris Manuel Martínez Domínguez se ahorcó

Niño se suicida tras decepción con los Reyes Magos
Foto: Shutterstock

Santo Domingo – La Policía Nacional informo hoy que el niño Yeuris Manuel Martínez Domínguez, de 10 años, se suicidó ayer en la tarde porque se sentía triste e inconforme con los juguetes que le había regalado su madre con motivo del Día de los Santos Reyes.

Martínez Domínguez fue encontrado colgando con una soga atada al cuello, amarrada de una varilla, en el interior de una casa en construcción, ubicada en la calle Principal del sector La Virgen, en el municipio La Victoria, Santo Domingo Norte.

El menor, que murió a causa de asfixia por ahorcadura, era hijo de Clara Domínguez Mieses, de 31 años.

“De acuerdo con la señora Domínguez Mieses su hijo se sentía triste e inconforme por los juguetes que ella pudo comprarle”, dijo la Policía. Añadió que el niño pidió a su madre 100 pesos (equivalente a $2.38) para comprar otros juguetes, a lo cual la madre contestó que se los entregaría al día siguiente.

“Posteriormente, el menor salió de la casa de su madre y se suicidó”, informó.

Entre el domingo y el lunes los padres dominicanos acostumbran a regalar juguetes a hijos y allegados con motivo de la celebración del Día de los Santos Reyes Magos.

La Policía Nacional también informó del fallecimiento de Halin Contreras, de dos años de edad y quien el pasado 28 de diciembre se embriagó con una bebida alcohólica que tenían sus padres en la habitación.

Contreras falleció en un centro médico de Santiago, a 155 kilómetros al noroeste de la Capital. El niño había ingerido la bebida en la residencia de sus padres, ubicada en el barrio Los Cartones, de Dajabón, en la frontera norte.

El niño era hijo de Dionisio Ogando, de 32 años, y la joven Yajaira Contreras, de 18, quienes se encuentran bajo investigación del Ministerio Público de la jurisdicción de Niños, Niñas y Adolescentes.

“El señor Ogando alegó que su hijo bebió alcohol de una botella que él había dejado en la habitación”, dijo la Policía.