NY se despierta con bofetada polar

Nuestra área registrará hoy la más baja temperatura de las últimas dos décadas

No se recomienda pasar mucho tiempo al aire libre, pero si tiene que hacerlo, cúbrase bien.
No se recomienda pasar mucho tiempo al aire libre, pero si tiene que hacerlo, cúbrase bien.
Foto: EFE / Jason Szenes

NUEVA YORK — Los neoyorquinos se despertarán hoy con una auténtica bofetada de frío después de haber disfrutado ayer de temperaturas casi otoñales.

La llegada del vórtice polar traerá una bajada en las temperaturas de casi 50 °F (10 °C) en sólo 24 horas. Y eso no es lo peor, ya que el gélido viento puede llegar a provocar una sensación térmica de – 23 °F (-30 °C), el frío más intenso que se ha sentido en Nueva York en dos décadas, según el portal meteorológico AccuWeather.

El gobierno estatal abrió desde ayer a las 8 p.m. el centro de operaciones de emergencia para monitorizar la situación, que se recrudecerá especialmente en el norte y oeste del estado, donde se esperan 36 pulgadas de nieve y ráfagas de viento helado de hasta -40 °F (-40 °C).

El gobernador Andrew Cuomo anunció por ello ayer el cierre de algunas carreteras como medida de precaución, como la New York State Thruway entre la salida 55 (West Seneca) y la salida 61 (Shortmand Road).

En la Ciudad no se prevén precipitaciones, de hecho se mantendrá todo el día soleado, pero se advierte a conductores y peatones que tengan especial cuidado con el hielo que se espera se acumule en calzadas y aceras por la lluvia y nieve de los últimos días.

Con unas temperaturas tan bajas, quedarse sin calefacción o agua caliente es delicado, especialmente si tiene hijos pequeños, como le ocurrió a la dominicana Vickiana Martínez.

“A mi hija de dos años la tuve que llevar a casa de mi madre, porque el frío era insoportable para ella”, dijo Martínez, que lleva sin calefacción desde el pasado viernes en su piso de Sunnyside, Queens. “El administrador nos lleva prometiendo desde hace tres días que lo arreglaría enseguida, pero seguimos igual”.

Desde que comenzó lo que se conoce como “la temporada de calefacción” el pasado 1 de octubre, se han recogido 95,000 quejas por administradores que no atienden averías en la calefacción o el agua caliente (5,000 más que la temporada anterior), según el Departamento de Vivienda.

La Ciudad mantendrá activo el código azul, la medida para atender y dar cobijo a las 60,000 personas que se calcula viven sin techo en los cinco condados.

El código azul entra en efecto cuando la temperatura baja de 32 °F, y cuando está en efecto toda persona sin hogar puede entrar en cualquiera de los refugios con los que cuenta la Ciudad para protegerse del frío sin tener que realizar trámites.

Además, el Departamento de Personas sin Hogar habilita personal adicional que patrulla en furgonetas buscando a gente que esté pasando apuros en la calle. La colaboración ciudadana es importante, y por ello se pide que se llame el 311 si observa una persona sin techo en situación de dificultad.