El resentimiento

El entrenador de la Selección Mexicana, Miguel ‘Piojo’ Herrera, recientemente ha sido visto en los palcos de diferentes estadios del balompié azteca observando a jugadores, pero muy pronto el timonel tendrá que viajar a Europa para dialogar con los jugadores mexicanos y mirarlos cara a cara.

El tema de los ‘extranjeros’ es delicado por distintas razones.

Una de ellas es que luego del turbulento camino en las pasadas Eliminatorias quedó mucho resentimiento. La afición y un gran sector de la prensa les cargó la mano a los ‘europeos’ y hasta cierto punto terminaron siendo el chivo expiatorio de todos los problemas que arrastraba la Selección Mexicana.

El boleto al Mundial Brasil 2014 se consiguió sin la contribución de los ‘extranjeros’ y este factor podría perjudicar el regreso de algunos al Tri. Herrera tendrá que manejar con mucho cuidado la situación si no quiere que ese resentimiento termine perjudicando todo.

Otra razón que complica las cosas es que también algunos jugadores se sienten perseguidos y maltratados, y quizás ya no están dispuestos a regresar por la presión que les espera. Gio Dos Santos se quejó poco después de que se logró el boleto al Mundial de que se señaló injustamente a los jugadores que militan en Europa como los únicos culpables del mal momento que atravesó el Tri.

El ‘Piojo’ tiene que ser honesto con cada uno de los jugadores que se encuentran en el extranjero y no dejar ninguna inquietud sobre la mesa porque lo último que quiere Herrera es convocar a jugadores que ya no tienen la pasión por su selección o el deseo de encarar las exigencias que vendrán por parte de la afición y la prensa cuando se vuelvan a poner la verde.

Y surgirá el tema del delantero Carlos Vela. Lo mejor que el ‘Piojo’ puede hacer con esa situación es simplemente preguntarle a ‘Carlitos’ si quiere ser parte de la selección o no. Si Vela le ‘cantinflea’ o le dice que después le avisa entonces Herrera debe cerrar ese caso. Vela tampoco es la última Coca Cola en el desierto.