Largas esperas en salas de emergencia en Puerto Rico

Pacientes esperan hasta 13 horas para ser atentidos en una habitación de hospital, destaca un reporte sobre la situación sanitaria en la isla
Largas esperas en salas de emergencia en Puerto Rico
Los servicios sanitarios enfrentan varios problemas.
Foto: La Opinión - / Aurelia Ventura

San Juan.- Las largas esperas en las salas de emergencia y un tenso ambiente de trabajo, tendente al litigio, que desalienta a los galenos y otros profesionales son los dos mayores problemas que enfrentan los servicios de salud en Puerto Rico.

Así lo afirma el informe “Ambiente de servicios de emergencias en los Estados Unidos: Un Reporte Estatal 2014” publicado por el Colegio de Médico de Emergencia de América (ACEP) y dado a conocer este jueves.

“Pacientes de emergencia pueden esperar (hasta) 13 horas para ser admitidos a una habitación del hospital”, sostuvo el doctor Daniel Muñoz, presidente del Capítulo de ACEP de Puerto Rico, al presentar este reporte.

Muñoz mencionó que parte de esa problemática se debe al “ambiente de responsabilidad médica de Puerto Rico, a pesar de numerosos esfuerzos para corregir el problema” y apuntó que un mayor número de proveedores de salud ayudaría a reducir la tendencia al litigio judicial que se vive en la isla.

El reporte de la ACEP evaluó las condiciones y los cuidados de emergencias, pero no la calidad de los cuidados otorgados por hospitales y trabajadores de emergencias.

En el informe existen cinco categorías: acceso al cuidado de emergencia, calidad y seguridad para el paciente, entorno de responsabilidad médica, salud pública y prevención de lesiones, y preparación para afrontar desastres.

El reporte del ACEP indica además que desde 2009 en Puerto Rico ha aumentado un 25% el número de enfermeras registradas, pero continúa teniendo una escasez de médicos especialistas, incluyendo médicos de emergencias y cirujanos.

En comparación con la media de EEUU, Puerto Rico tiene menos de la mitad de médicos de emergencia y especialistas, incluidos neurocirujanos y cirujanos ortopedas, aunque en los últimos años se registró un leve aumento en el número de camas hospitalarias y psiquiátricas.

En el aspecto más positivo, el informe apunta que las muertes relacionadas con el alcohol se han reducido y que se ha notado un incremento en el uso de cinturones de seguridad entre los acompañantes del conductor, para registrar estadísticas incluso mejores que la media estadounidense.

“Estas son tendencias positivas, pero tenemos que continuar reduciendo el índice de muertes evitables a través del esfuerzo en la educación pública”, dijo Muñoz, quien puso el ejemplo de la importancia de la concienciación para evitar que el consumo de alcohol produzca más muertes en las carreteras de la isla.

El reporte recomienda elevar el número de proveedores de salud e invertir en tecnología para informatizar procesos de altas y gestión de enfermos, lo que ayudaría a reducir los errores médicos.

También anima investigar las razones del descenso de personal sanitario, ya que “estas bajas afectan a todos los aspectos del cuidado médico, desde cuidados preventivos y de emergencia, hasta la preparación adecuada para afrontar desastres”.

“También, para mejorar la salud general de nuestros ciudadanos, Puerto Rico debe corregir estos problemas como los bajos índices de inmunización entre la gente mayor”, agregó Muñoz.

El ACEP, con sede en Dallas (Texas), es la sociedad de médicos especiales que representan la medicina de emergencia y está comprometida a avanzar el cuidado de emergencia a través de la educación, investigación y educación pública.