Castigarían a policía de NYC por caso “Stop & Frisk”

Con la recomendación contra Roman Goris, finalizó ayer el juicio de procedimiento administrativo en el primer caso de “parar y revisar” en la ciudad

Guía de Regalos

Castigarían a policía de NYC por caso “Stop & Frisk”
El agente Roman Goris luego de la audiencia administrativa en su contra por registrar de manera injustificada a un agente de bienes raíces.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

MANHATTAN — Con la recomendación de que se castigue al policía Roman Goris con 15 días de paga por su indebido registro de Yahnick Martin, finalizó ayer el juicio de procedimiento administrativo y disciplinario que se sigue contra él en el Cuartel General de la Policía.

Ahora todo depende del informe del comisionado del juicio, el juez David B. Weisel, que será presentado al comisionado de Policía, Bill Branton. “El verá los comentarios y tomará una determinación. Si la Junta de Evaluación de Quejas Civiles (CCRB) no está de acuerdo con el castigo, el Comisionado deberá explicarles el porqué”, indicó el juez Weisel.

Este es el primer caso en el que se juzga disciplinariamente a un policía por el controversial programa “Stop & Frisk” (parar y revisar). La CCRB ya sustanció el 8 de mayo de 2013 que Goris abusó de su autoridad al interrogar, parar y revisar a Martin y arrestarle por conducta desordenada y bloqueo de tráfico.

Goris (33) testificó ayer sobre lo sucedido el 23 diciembre 2011, alrededor de las 10:29 p.m. frente al 384 Saint John Place, en Brooklyn, cuando detuvo a Martin (35). Este, un corredor de bienes raíces, se encontraba fumando un cigarro “Black and Mild” junto a su auto, mientras su esposa entregaba los regalos de Navidad a la familia antes de irse a Carolina del Norte a pasar las fiestas.

Tal y como testificaron el 17 los oficiales Deven Okvist y Peter Behan que le acompañaban en la patrulla de rutina, Goris indicó a preguntas de su abogado John Tynan, que percibieron un fuerte olor a marihuana y pararon el auto para averiguar.

Al ver que Martin llevó su mano al bolsillo derecho, el foco pasó de la marihuana a su seguridad. “Le pedí que me mostrase sus manos… caminé más rápido y le agarré la mano”, relató Goris.

Posteriormente, le registró los bolsillos, la chaqueta y su cuerpo. Al no encontrar nada incriminatorio, volvieron al auto, pero Martin gritó que dónde estaban sus $100 y se colocó delante del auto impidiéndoles circular, lo que llevó a su arresto. Martin declaró en el precinto y en el juicio que la acusación era una broma.

La abogada de la CCRB a cargo de la acusación, Nicole S. Junior, en su contrainterrogatorio a Goris, incidió que cuando sujetó la mano de Martin ya sabía que no estaba fumando marihuana y a pesar de ello le registró.

En sus conclusiones finales, Tynan expuso que “la razón de que todo esto pasase es que estuvo actuando como un ‘jerk'”. No es un joven de 18 años, no mostró las manos, no cooperó en un incidente que apenas duró entre 10 y 15 segundos y cuando todo terminó pretendió que le habían robado $100, el peor crimen que se puede acusar a un policía, sostuvo.

Junior, por su parte, calificó las acciones de Goris contra Martin como criminales por tres razones: porque abusó de su autoridad cuando le cacheó, cuando le registró y cuando le interrogó.

Al igual que previamente hiciera Tynan con Martin, Junior cuestionó la credibilidad de Goris recurriendo, entre otras cosas, al testimonio de Pat Hollins que estaba en doble fila a la espera de encontrar estacionamiento. “Tan pronto ella dijo [a Martin] que debería tomar sus nombres y números de placas ellos se volvieron y fueron por él”.

Martin tiene presentada una demanda civil contra la Policía y la ciudad.