Un Super Bowl con grandes despliegues

Cuando me preguntan porqué no siempre usan el 48 para referirse a este Súper Tazón o 'Super Bowl' - en vez del romano XLVIII- nuestra rápida respuesta es: porque todos los caminos conducen a Roma.
Un Super Bowl con grandes despliegues
Un Súper Bowl único.
Foto: EFE / EPA

A unos minutos de celebrar este evento entre los Seahawks de Seattle y Broncos de Denver, en el estadio MetLife de Nueva Jersey, cuna de los equipos de la NFL de Nueva York, evento considerado como el más esperado de todos los espectáculos deportivos en los Estados Unidos, se arreciaron los actos públicos, siendo la Gran Manzana el sitio predilecto para la mayoria de los visitantes. Por la variedad de sitios de diversión, incluyendo restaurantes, teatros, cines, salas de espectáculos coliseos, así como otros atractivos turísticos.

Times Square de Nueva York se convirtió en el lugar favorito de la concurrencia fuera del parque de acción, donde hasta vías aledañas fueros bautizadas como el ‘Super Bowl Boulevard’, añadiendo espéctaculos, sitios donde comer y pasear, así como lugares de baile y deportes. En fin, la Gran Manzana resulta más grande de los acostumbrado, aprovechando las decenas de miles de visitantes de aquí y otras partes del mundo.

Como si todo esto fuera poco, aviones de combate F-16 y helicópteros alzaron vuelos por los cielos aledaños al estadio abarrotado de miles de fanáticos en estos días, con el fin de resguardar la seguridad. También al espacio se sumaron a los aviones Boeing, con sede Seattle, Washington, apoyando a los Seahawks.

Denver y Seattle ganaron el derecho para su enfrentamiento en uno de los Super Tazones con más amplia publicidad, espectáculos musicales y coreográficos, fuegos artificiales, bandas patrióticas y una de las mayores audiencias de la televisión nacional y mundial. Sin lugar a dudas, los aficionados dentro del parque, sus alrededores, además los que seguidores por la pantalla de televisión en sus hogares, paso a paso se deleitan, no sólo a la hora del partido, sino de los espectáculos previos y después del gran encuentro.

Pese al gran despliegue de la fuerza pública que se ha estado obsevando, la algarabía cundió en las calles de Nueva York y Jersey, mientras que los que se quedaron en casa, debido a las bajas temperaturas de estos días, seguían los pormenores por los medios de comunicación.

En fin, puede decir que este Super Bowl XLVlll resultó uno de los de más publicidad, variedad, cuncurrencia y más visto de los realizados hasta la fecha.