Bajo la lupa junta del desfile boricua de NY

Fiscal del Estado investiga polémico acuerdo con un patrocinador y supuesto conflicto de intereses
Bajo la lupa junta del desfile boricua de NY
El Desfile Nacional Puertorriqueño congrega a más de un millón de personas, en su recorrido por la Quinta Avenida.
Foto: Archivo / EDLP

Nueva York — El fiscal General del Estado Eric T. Schneiderman podría desmantelar la Junta Directiva del Desfile Nacional Puertorriqueño después de una investigación de seis meses, según fuentes cercanas a la investigación que pidieron permanecer anónimas.

Al menos tres miembros de la Junta de seis directores del Desfile, inscrito como organización sin fines de lucro, podrían verse afectados por la investigación de la Oficina de Organizaciones Caritativas del fiscal, por un polémico acuerdo con un patrocinador y supuesto conflicto de intereses.

Aunque según las fuentes mencionadas la investigación podría finalizar esta misma semana, tanto la fiscalía como los implicados rehusaron hacer declaraciones hasta que ésta finalice.

La presidenta de la Junta Madelyn Lugo negó ayer en un comunicado “que ningún miembro de la Junta haya cometido ningún delito ni en acuerdos con patrocinadores ni por conflicto de intereses“, e indicó que su organización seguiría cooperando plenamente con el fiscal.

En la misma línea se manifestó el consejero general y abogado del desfile, Javier Solano: “Estamos trabajando para una resolución que beneficie a la comunidad hispana y a la puertorriqueña. Hasta que la investigación sea concluida no puedo hablar”.

Lugo recibió una carta de Schneiderman hace unos siete meses solicitándole detalles del controversial acuerdo de 2013 con la cervecería MillerCoors, el principal patrocinador del desfile. El Comité autorizaba a MillerCoors a utilizar la bandera puertorriqueña, el logo del desfile, en sus latas de cerveza. Esta publicidad fue considerada ofensiva por líderes puertorriqueños y como resultado MillerCoors tuvo que retirar del mercado sus latas conmemorativas.

En su carta, el fiscal general mostró su inquietud porque el desfile, una organización caritativa, se utilizó para promocionar una bebida alcohólica, especialmente cuando el lema de la Parada de 2013 era “Celebrando su salud”.

La Junta también enfrenta acusaciones de conflicto de intereses porque uno de sus miembros, Luis Rivera, marido de Lugo, trabajó como consultor para GALOS Corporation, la empresa con fines de lucro que lleva el mercadeo del desfile boricua, entre otros eventos latinos en la ciudad.

El presidente de GALOS Corp., Carlos Velázquez, también declinó opinar hasta que la oficina del fiscal no haga su anuncio. Preguntado si su empresa estaba siendo investigada por los otros desfiles que mercadea, lo negó categóricamente. “La investigación es al Desfile Nacional Puertorriqueño, no es ni a mi compañía ni a los otros desfiles”, dijo.

En el pasado, GALOS Corp. ha enfrentado problemas con otros desfiles latinos en la ciudad a los que ha representado.

Patricia Hernández, presidente del Desfile Mexicano de Nueva York, que se celebra en septiembre en Manhattan, dijo que cortó relaciones comerciales con GALOS hace tres años “porque nunca ponía las cuentas claras“.

“Todos los años le pedía los recibos para cotejar las entradas de fondos por concepto de patrocinio, pero Carlos Velásquez sólo me decía ‘firma aquí y allí’ y nunca me mostraba los libros“, se quejó Hernández. “Cuando le exigí ver las cuentas, él se disgustó y rompimos las relaciones comerciales”.

Rafael Castelar, presidente del Desfile Colombiano que se celebra en julio en Jackson Heights, dijo que su contrato con GALOS se vence este año. “Llevamos cerca de 15 años trabajando con esta empresa de mercadotecnia y nunca hemos tenido problema”, señaló.

Castelar explicó que GALOS les cobraba al principio 25% por los convenios de patrocinios que la empresa conseguía para el evento, “y actualmente nos cobra el 33%“.

“La mayoría de patrocinio con las empresas las consigo yo, y lo poco que me consigue GALOS lo aclaramos todos los años”, dijo Castelar, quien aseguró que cualquier problema que tenga GALOS Corp. o Carlos Velásquez, “no nos afecta a nosotros en este momento”.

Esta no era la primera vez que el Desfile Puertorriqueño, iniciado en 1958, se ve afectado por escándalos. En, 2011 MillerCoors tuvo que retirar su campaña por utilizar el eslogan “Emboricuate“, que la comunidad consideró ofensivo. En 2010 la designación del actor Osvaldo Ríos como padrino internacional creo polémica por su historial de violencia doméstica.

Fernando Ferrer, expresidente del condado de El Bronx, dijo que esta sería la segunda vez que se investiga al desfile: “El fiscal Bob Abrahams [1979-1993] los investigó hace unos 25 años y se llegó a un acuerdo”, dijo.