Herbalife bajo sospecha por fraude

Lulac plantea que la empresa utiliza un esquema piramidal ilegal que afecta mayoritariamente a latinos
Herbalife bajo sospecha por fraude
Entrada a la sede de Herbalife en Los Ángeles.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Nueva York – La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, Lulac, está llamando la atención de autoridades y políticos para que estudien las prácticas de negocios de la compañía de suplementos nutricionales, Herbalife. Lulac cuestiona si la empresa tiene en marcha un esquema piramidal ilegal que afecta mayoritariamente a latinos.

La coalición, que hoy tiene previsto exhortar a reguladores y miembros del Congreso para que estudien las operaciones de la empresa, cree que la multinacional ofrece falsas promesas de fuertes ingresos y éxito empresarial a las minorías para que éstos se unan a su red de distribuidores de ventas a previo desembolso de un capital inicial, unos $3,000.

Esta organización recuerda que la propia Herbalife afirmaba, en 2012, que el 88% de sus distribuidores no obtuvieron pagos por parte de la empresa y solo 3.67% ganaron más de $1,000 el año entero.

Ente el 60% y 80% del medio millón de distribuidores de Herbalife en EEUU son latinos, según Lulac.

Las preocupaciones de la organización, que ya han sido expuestas ante la Oficina Federal de Comercio, las lleva haciendo públicas hace más de un año el multimillonario William Ackerman, inversor en el hedge fund Pershing Square Capital Management. Ackerman está apostando con su dinero contra Herbalife y acusa directamente a la empresa de tener un esquema ilegal piramidal de ingresos. Este inversor ha puesto en marcha una página en la red en la que se detallan sus sospechas sobre las operaciones de la entidad y en ellas se recogen las declaraciones de mujeres latinas que afirman no haber ganado nada o haber perdido dinero.

Herbalife siempre ha rechazado las acusaciones de Ackerman y, apoyada por inversores como George Soros y Carl Icahn, ha disparado su precio en Bolsa en los últimos doce meses. Su cotización, no obstante, ha sufrido en los últimos días porque está siendo investigada por las autoridades canadienses. La empresa anunció el lunes que va a poner en marcha un programa de recompra de acciones para proteger su precio en Bolsa y bancos de Wall Street están ayudándola a financiar esta operación.