Bill Clinton amó a Liz Hurley… en la mente de un adicto

Exnovio de la actriz y modelo británica no recuerda haber hecho el cuento, pero asegura que si lo hizo estaba drogado, fuera de la realidad

Con la fama de mujeriego que tiene el expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton, no había muchas razones para dudar que hubiese tenido un romance con la bella modelo y actriz británica Elizabeth Hurley. Después de todo, la “revelación” a Radar Online la hizo el examante de ella, Tom Sizemore, quien incluso se jactó de haberlos puesto en contacto en el 1998.

La “noticia”, que corrió como pólvora, provocó la risa de algunos y la ira de otros, que temían que afectara en algo la carrera ascendente de Hillary Clinton hacia la presidencia de los Estados Unidos.

Aunque ayer, en horas de la tarde, Elizabeth Hurley desmintió la historia y aseguró que tomaría medidas contra el medio que publicó la “exclusiva”, la duda quedó en el ambiente porque era obvio que los implicados lo negarían.

Sin embargo, en un giro inesperado, en horas de la noche la fuente original de la historia terminó confesando que había mentido. ¿Por qué lo hizo? Por culpa de las drogas.

En entrevista con HuffPost Live, Tom Sizemore juró que se inventó la historia cuando estaba bajo el efecto de las drogas. Hoy día, él ni se acuerda de lo que dijo, pero admitió que todos los detalles pudieron haber sido fruto de su imaginación sobre estimulada.

En su “viaje”, contó que durante la proyección de una película en la Casa Blanca -en 1998- Clinton le pidió el teléfono personal de Hurley. La llamó de inmediato y envió un avión privado para que la trajera a Estados Unidos.

Una vez en Washington, Hurley habría pernoctado en la Casa Blanca.

Ya en su sano juicio, Sizemore dio fe de que nunca se encontró con Clinton. “No niego que dijera esas cosas, pero no recuerdo haberlas dicho. Mi percepción de la realidad no era la mejor”, se excusó.

El actor, que se alejó de las drogas en el 2009, aprovechó la entrevista para pedirle perdón a Hurley y al matrimonio de Bill y Hillary Clinton. Si lo disculparán o no, lo determinarán los abogados.