Guerra nuclear mataría de hambre a 2 mil millones

Un especialista en el tema, advirtió que las consecuencias climáticas serían devastadoras, creando un "invierno nuclear" que terminaría con la vida de aproximadamente casi un tercio de la población mundial en una década.
Guerra nuclear mataría de hambre a 2 mil millones
Un equipo de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI) examina el proceso de enriquecimiento de uranio en una planta nuclear de Natanz (Irán).
Foto: EFE

Nuevo Vallarta, México.- Aproximadamente dos mil millones de personas estarían en riesgo de morir de hambre en los 10 años siguientes a una guerra nuclear, debido a los trastornos climáticos que se generarían en todo el mundo, advirtió el especialista Jans Fromow.

En entrevista, explicó que si hubiera un conflicto regional en un lugar lejano, usando una pequeña parte de arsenales nucleares, habría una destrucción humana de 20 millones de personas en esos países, que morirían de manera inmediata.

Pero el punto importante para todo el mundo es que la serie de explosiones e incendios que esa detonación provocaría generaría lo que se llama un “invierno nuclear”.

Estudios serios de diferentes especialistas señalan que el humo que se generaría por todos los incendios en esas áreas cubriría toda la atmósfera terrestre.

“Disminuirían los tiempos de cosecha en alrededor de 20 días, lo que no daría tiempo a las cosechas a producirse prácticamente en todo el mundo”, indicó Fromow, miembro de la International Physicians for The Prevention of Nuclear War (IPPNW).

Agregó que hay un escenario muy desarrollado de qué pasaría, por ejemplo, con las cosechas de Estados Unidos y China en ese supuesto, cuyo resultado es que empezarían a faltar granos de manera muy importante.

Expresó que en la actualidad las reservas de granos en todo el mundo son de aproximadamente de 20 días, “es lo que tenemos como reserva de granos para todo el mundo, mucho menor de lo que se tenía en reservas de granos en los 80 y 90”.

Independientemente de lo anterior, “existen millones de personas en el mundo que sobreviven con una ingesta muy limitada y en países como México, que es gran importador de granos, si nosotros revisamos los reportes de los últimos dos años muestran dependencia en diferentes tipos de granos, es enorme en soya, en maíz, en arroz”.

Entonces, agregó, todos los países dejarían de tener este intercambio en comercio de granos y “lo que calculamos es de que este efecto tendría su pico más importante y grave a los cinco años del conflicto nuclear, pero se extendería 10 años después.

Los estimados que se tienen es que aproximadamente dos mil millones estarían en riesgo de morir de hambre en los siguientes 10 años, agregó.

Por separado, la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores-Organismos Internacionales del Senado, Laura Rojas Hernández, señaló que para la próxima asamblea general interparlamentaria buscarán avanzar en un tratado para prohibir las armas nucleares.

“Estaremos empujando este tema para que, a través de los parlamentos de todo el mundo, podamos empujar para avanzar en el camino de alcanzar un tratado, una convención que prohiba definitivamente este tipo de armas”, dijo en entrevista durante la Conferencia sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares.