Lanzan oferta universitaria a bajo costo

Programa en Texas permite alcanzar una licenciatura en tres años y con unos $10,000
Lanzan oferta universitaria a bajo costo
La oferta educativa de bajo costo que explora Texas es tres o cuatro veces más barata que la media de las universidades públicas en ese estado.
Foto: thinkstock

Austin/EFE — Las clases empezaron hace unos días y, por una media de $10,000, los estudiantes podrán licenciarse en la universidad, en los estudios superiores más baratos de Texas.

Se engloban en un programa lanzado por el estado en 2011 para conseguir estudios universitarios asequibles, el “Texas Affordable Baccalaureate Degree Program”, para el cual varias instituciones públicas han lanzado sus propuestas y ahora Texas A&M University-Commerce dice haber logrado el objetivo marcado: los $10,000, libros incluidos.

“Los factores que explican haber conseguido el bajo coste son alcanzar un nuevo mercado de estudiantes, ofrecer el programa en línea y acelerar la progresión del estudiante durante el año escolar”, explicó Mary Hendrix, vicepresidenta de la oficina de Acceso y Éxito del Estudiante en Texas A&M University-Commerce.

La universidad pública sostiene que es el único centro que ha logrado la cifra de los $10,000 con los libros incluidos y explica que se trata de un programa de tres años (“bachelor”) innovador, sobre ciencia aplicada a la organización y el liderazgo, y adaptado a las necesidades del mercado.

Para lograr el bajo costo, los libros son electrónicos, las clases se dan a través de Internet, el programa es compatible con horarios de trabajo, la dirección promete convalidar fácilmente otros títulos y el programa ha recibido varias ayudas económicas.

Esta flexibilidad explica el atractivo precio, ya que es fácil esquivar asignaturas si se tiene experiencia laboral o en el ejército, y está permitido reunir varios cursos en un solo año académico.

Mientras el estudiante que curse el programa completo a lo largo de tres años paga unos $13,000 en total, el que lo comprima en uno solo llega a desembolsar menos de $6,000.

En el actual curso 2013-2014, la media del coste de la matrícula y las tasas obligatorias en las universidades públicas texanas es de $7,600 anuales, a lo que hay que sumarle unos $1,200 más para los libros, según datos recogidos por Politifact Texas.

En suma, los gastos básicos para una licenciatura universitaria pública de tres o cuatro años en Texas se sitúa alrededor de los $35,200, lo que convierte los programas de bajo coste en tres o cuatro veces más baratos.

Todo surgió de una conferencia del cofundador de Microsoft, Bill Gates, que defendió en 2010 precios universitarios en torno a los $2,000 anuales; el gobernador de Texas, Rick Perry, quiso en 2011 exportar la idea al estado para atacar la falta de licenciados.

El republicano Perry contactó con las universidades públicas, pidió que desarrollaran programas de estudios de $10,000, se marcó como reto que un 10% de los estudiantes se licenciaran en esas condiciones y anunció en su discurso anual de 2011 que Texas ofrecería grados universitarios de bajo coste.

Acabar unos estudios por $10,000, incluida las matrículas, las tasas y los libros, se vio como imposible por parte de muchos expertos en educación y la propuesta del gobernador se acogió con escepticismo entre los políticos del estado.

Ahora, con esa cifra de $10,000 en el precio final, Perry sacó pecho en un comunicado: “Para satisfacer las nuevas demandas de mercado, es esencial que los tejanos tengan acceso a una educación asequible y de calidad superior, por lo que mantenemos el compromiso de cultivar nuevas e innovadoras soluciones como ésta”.

Pero, más allá del precio, es importante que un empleador con un currículo sobre la mesa otorgue credibilidad a esos estudios y confíe en la universidad.

Quienes han diseñado el programa, conjuntamente entre A&M University-Commerce y South Texas College, sostienen que serán exigentes y creen que se ganará rápidamente el conocimiento.

Detallan que nadie pasará de curso con menos de 80 puntos de media sobre 100 y pronostican hasta 5,000 matriculados en cinco años.

Sin duda, las universidades y empresas estadounidenses tienen tan presente qué estudió el profesional como dónde lo estudió.

Según datos del Censo relativos a 2008, los estudiantes de licenciatura universitaria (“bachelor”) pagaban de media $14,006, un promedio que se situaba en $12,419 entre los alumnos hispanos.