La pensión es cosa de familia

Nueva York– Los gastos del hogar, los de salud, las necesidades de la familia — esto es, cuidar de los padres y educar a los hijos–, y la obligación de reducir las deudas, en caso de tenerlas. Esta es la lista de prioridades económicas de buena parte de la comunidad hispana en EE. UU según un reciente informe de Prudential.

Pero, y ¿Ahorrar para la jubilación? Según George Castineiras, vicepresidente en esta entidad que provee servicios de ahorros para la jubilación entre otros productos, la idea de que el cheque del seguro social “es la mejor pensión” es una idea muy extendida entre los latinos que, en general, apenas ahorran para estos años. Y es una noción que hasta el presidente, Barack Obama, aclaró hace poco al decir que ese cheque “no es suficiente por si solo”.

Tan llamativa es la situación que el Instituto Nacional en Seguridad para la Jubilación, certifica que esta es la demografía que peor prepara para retirarse.

Castineiras es miembro de una familia latina (sus padres son argentinos) y ha vivido en primera persona cuan importantes son estas prioridades. No obstante, en una entrevista con El Diario/La Prensa, enfatiza que es hora de añadir a la rutina de los latinos el hábito del ahorro para prepararse mejor.

“Su diagnóstico es que la comunidad latina es aún relativamente joven, se preocupan más por la educación y muchos son emigrantes pero esta dinámica va a cambiar en 20 o 30 años”, explica. “Hemos hecho estudios y si las cosas no cambian puede haber una crisis por la cantidad de gente que se retirará”.

Según este especialista, el seguro social no va a desaparecer pero en el futuro será recalibrado y el hecho de que la comunidad sea joven crea oportunidades para firmas financieras que hasta ahora no se han acercado verdaderamente a los latinos. “Y hay oportunidades tremendas”, explica.

“Los latinos entienden la necesidad de este ahorro pero no se puede empezar la conversación hablando de jubilación o de que es el momento de empezar a pensar en la pensión”, comenta Castineiras. “Ese no es un argumento que llegue. Hay que hablar de cómo hay que prepararse para ayudar a la familia con unos ingresos suficientes durante la jubilación”.

Porque la familia es la clave para las decisiones de dinero.

De hecho, en cuestiones financieras, Castineiras admite que “tampoco es correcto hablar con un solo miembro de una familia”. Según este experto, las entidades financieras tienen como asignatura pendiente ganar la confianza de los latinos y esta se tiene que lograr “en las familias ya que es la institución en la que más confían y en cuyo seno se toman las decisiones”. Según este experto las reuniones individuales no llevan muy lejos.

Aunque ahorrar no es fácil para personas con pequeños ingresos. Castineiras explica que por poco que sea, si de cada salario se usa una pequeña porción de una forma continuada para un 401K u otra cuenta, “cuando se ve lo que se acumula en unos meses, cuando se ve el rendimiento del esfuerzo, se quedan en los planes de ahorro”.

En este sentido, Castineiras declara su apoyo a la nueva cuenta de ahorro creada por el Gobierno, MyRA, porque pese a su bajo rendimiento crea un hábito de ahorro. “Cuando uno empieza es como hacer ejercicio, se acostumbra”. Para Castineiras que la jubilación esté en el radar de los políticos es bueno y crea oportunidades para todos”.

Con todo, este experto cree que el trabajo es el mejor lugar para crear un hábito de ahorro. Y ahí las cosas fallan. Solo un 38% de los latinos trabajan en una empresa que ofrezca plan de ahorro, según el NIRS. Castineiras cree que habría que hacer que hubiera ahorros para todos los trabajadores, con planes de bajo coste y más simplificados.