Concejales con más poder en NY que asambleístas

Varios escaños en la legislatura estatal quedaron vacantes después que funcionarios fueron electos al organismo municipal
Concejales con más poder en NY que asambleístas
El sector de Bushwick es uno de los barrios sin representación en la legislatura estatal.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

Nueva York – Un éxodo de legisladores de Albany a la Ciudad de Nueva York ha provocado el efecto inverso: más de un millón de neoyorquinos se ha quedado temporalmente sin representación en la legislatura estatal.

Esta cifra se corresponde con los siete distritos de la ciudad que actualmente carecen de representación en la capital del estado: cinco en la Asamblea y uno en el Senado.

La razón principal para tantas vacantes es que cuatro asambleístas, Rafael Espinal, Inez Barron, Alan Maisel, de Brooklyn, y Vanessa Gibson, de El Bronx, dejaron sus asientos en la capital estatal para convertirse en concejales. El quinto, Eric Adams, fue electo como presidente del condado de Brooklyn. Todos estos distritos son en su mayoría pobres donde residen latinos y afroamericanos.

Jaime Estades, experto en la política neoyorquina, sostuvo que las motivaciones para dejar Albany por un puesto en la Alcaldía son varias. “Primero, no hay mucha visibilidad política. En Albany no hay tanta prensa como lo hay en la ciudad”, indicó el director de la organización no partidista Latino Leadership Institute.

Pero la principal razón, indicó, es no tener que viajar cuatro horas cuatro días a la semana a la apartada población, que apenas suma 100,000 habitantes.

Carlos Vargas Ramos, investigador del Centro de Estudios puertorriqueños, dijo que los funcionarios municipales tienen un poco más influencia en sus distritos. “Y suelen tener un poco más de control que lo que puede tener un asambleísta”, puntualizó. Ese control, explicó, incluye determinar el uso de terrenos para construcción de viviendas asequibles, entre otras importantes decisiones.

En cuanto al futuro de esos puestos, la concejal Barron presentó una legislación hace dos semanas pidiendo que el gobernador Andrew Cuomo convoque elecciones especiales para llenar los puestos. El gobernador no ha querido tomar esa decisión citando el alto costo que esto implica: hasta $50 millones.

La única opción es esperar hasta las elecciones estatales de noviembre lo que dejaría a esos distritos sin representación por todo un año.

Un millón es el número aproximado de residentes de Nueva York sin representación en la legislatura estatal.