Dan último adiós a Génesis Carmona en Venezuela

Una multitud acompañó a los familiares de la Miss Carabobo 2013 en su entierro
Dan último adiós a Génesis Carmona en Venezuela
Génesis Carmona falleció de un balazo que recibió en la cabeza durante la marcha del martes en Valencia.
Foto: EFE

Familia, amigos y compañeros de la universidad despidieron a Génesis Carmona la mañana del viernes en un funeral muy emotivo.

El cuerpo de la reina de belleza fue trasladado desde la funeraria en la urbanización San José de Tarbes, donde fue velada desde el jueves, hasta el cementerio Jardines del Recuerdo de Valencia para ser enterrada.

Delcy Rodríguez, ministra del Poder Popular para la Comunicación y la Información de la República Bolivariana de Venezuela, confirmó ayer en su cuenta de Twitter que la joven Génesis Carmona murió por un “disparo por la espalda“.

FOTOS DE MÁS REINAS DE BELLEZA CON FINALES TRÁGICOS

Génesis, de 21 años, modelo y estudiante, fue asesinada por un grupo de paramilitares en una protesta contra el gobierno. Las imágenes de su traslado al hospital en motocicleta, difundidas por todas las redes sociales, provocaron una gran conmoción y se convirtieron en símbolo de la situación que vive Venezuela.

La Miss Carabobo 2013 preparaba su inminente viaje a Estados Unidos para huir de la violencia, pero antes de partir quiso “luchar una vez más por el país”, como contó a su familia antes de salir a la calle por última vez.

La agonía y muerte de Génesis no amedrentó a los manifestantes. Ayer, por lo menos otros cinco jóvenes resultaron heridos muy cerca de donde la joven había recibido el disparo.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) rechazó “las acciones violentas de grupos armados afectos al oficialismo contra marchas de la oposición” y convocó a una gran manifestación para el sábado, para exigir que el gobierno detenga y desarme a esos grupos.

Desde el estallido de la crisis, la semana pasada, cuatro jóvenes murieron en manos oficialistas: Génesis Carmona, el estudiante Bassil Dacosta, de 23 años, quien cayó abatido por un balazo en la nuca tras la marcha del 12-F; el estudiante Roberto Redman, quien murió esa misma noche; y José Ernesto Méndez, de 17 años, quien murió por las heridas recibidas tras ser atropellado mientras cortaba una calle.

Cacerolazos en diversos puntos de la capital, barricadas con fuego en otras ciudades, marchas. Las postales se multiplican, día y noche, desde hace una semana.

La entrega negociada del líder del ala radical de la oposición, Leopoldo López, el martes, no apagó la ola de protestas que vive Venezuela. Aunque se evitó la “jornada trágica” que muchos temían en Caracas, la tensión no deja de crecer.

El miércoles por la noche, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que no se puede “subestimar a los grupos fascistas que tienen a su jefe preso en una cárcel”, en referencia a López.

“Así lo hice y lo voy a hacer con todos los fascistas, estén donde estén. Yo no vine a mamar gallo [bromear], ni a estar jugando con la democracia. No acepto que se rete al pueblo de Venezuela, no acepto que se rete a la Constitución”, agregó.