Mariano Rivera quería jugar con los Yankees en Panamá

Los "Bombarderos" y los Marlins de Miami, se medirán el sábado 15 y domingo 16 de marzo, en el estadio Rod Carew, en juegos de exhibición en honor al estelar taponero
Mariano Rivera quería jugar con los Yankees en Panamá
Mariano Rivera espera que los partidos que se realizarán en Panamá, entre los Yankees y los Marlins, sirvan de motivación para las nuevas generaciones.
Foto: Archivo

NUEVA YORK — A Mariano Rivera le hubiera gustado jugar con los Yankees en Panamá.

Pero ya en el retiro, el líder de salvamentos de las Grandes Ligas, dijo que no planea hacer un solo lanzamiento durante los dos juegos de exhibición entre los “Bombarderos” de El Bronx y los Marlins de Miami, el sábado 15 y domingo 16 de marzo en el estadio Rod Carew de la capital panameña.

“Me hubiera encantado participar y competir en Panamá mientras estaba jugando”, declaró Mariano ayer durante una conferencia telefónica. “Pero al mismo tiempo, estoy contento de que finalmente vamos para allá. Esto es volver a abrir las puertas para que Panamá acoja partidos de las Grandes Ligas”.

Con la llamada “Legend Serie”, en honor del estelar taponero canalero, el béisbol de Grandes Ligas regresa a la capital panameña por primera vez desde 1947, cuando Yankees y Dodgers se enfrentaron allí como parte de una gira de los dos equipos que incluyó además Cuba, Puerto Rico y Venezuela.

“Era siempre mi sueño tener a los muchachos en Panamá”, indicó Mariano, quien agradeció a los Yankees y a los Marlins por hacer realidad ese objetivo.

“Es una bendición que estos dos equipos puedan, después de tantos años, volver a traer ese sueño una vez más a nuestra querida Panamá”, manifestó Rivera, quien dijo adiós al béisbol profesional al finalizar la pasada campaña de las Mayores.

Mariano, seleccionado a 13 Juegos de Estrellas, estima que estos dos partidos pueden motivar a los niños y jóvenes de su país a jugar más el deporte, aunque aclaró que su deseo primordial es que estudien, pero también practiquen el béisbol y se mantengan alejados de las calles.

“Llevando estos dos equipos, espero que los motive a que sigan esta carrera, que es muy hermosa”, resaltó. “No es fácil, pero es hermoso el béisbol y algo que nosotros los panameños hemos jugado por tanto tiempo”.

“Teniendo a los Yankees de Nueva York y los Marlins de Miami en Panamá va a ser algo espectacular… Yo quiero que todo el pueblo pueda disfrutar algo que no se ha visto en años”, acotó.

Además de los dos enfrentamientos, habrá una cena de gala en Panamá, cuya recaudación se donará al Hospital de Niños de Ciudad de Panamá. “Queremos dar lo mejor a los niños, porque son el futuro de Panamá”, señaló.

No irá el equipo completo. El manager Joe Girardi tendrá que decidir el grupo que viaje a Panamá, aunque Derek Jeter ya se apuntó para ir a honrar a su compañero de mil batallas.

Rivera, Jeter, Andy Pettitte y Jorge Posada fueron los cuatro pilares que, surgiendo de las menores, ayudaron a los Yankees a ganar los últimos cinco títulos de Serie Mundial.

“Yo sé que en este tiempo estuviera en la Florida, practicando con mis compañeros”, dijo sobre los campos primaverales que se desarrollan en el complejo de la organización en Tampa. “Pero también entiendo que todo llega a su final y me tocó. Estoy contento de estar en casa con mi esposa y mis hijos, compartiendo con la familia y disfrutando lo que Dios nos brinda”.

No obstante, el hecho de que ya no estará defendiendo a los Yankees desde la lomita, no mantendrá alejado a Rivera del único equipo al que defendió durante su carrera: 1995-2013. Dijo que piensa asistir a los juegos y compartir con los jugadores lo más que pueda.

“Ese era mi equipo, y lo va a seguir siendo hasta el día de mi muerte”, manifestó. “La única diferencia es que no voy a ser parte del equipo, de esos 25 peloteros, pero mi corazón y todas mis oraciones van a estar con ellos y cuando pueda estar allí y si necesitan mi ayuda voy a estar allí para ellos”, dijo el hijo de Puerto Caimito, quien acumuló 652 salvamentos en 19 años de carrera.