Planean defensa siquiátrica en doble asesinato

NUEVA YORK — Carlos Amarillo, acusado del asesinato de su novia Estrella Castañeda y la hija de ésta, no se presentó ayer en la corte presuntamente porque lo estaban evaluando siquiátricamente.

“Dicen que está loco”, dijo José Luis Castañeda, hijo menor de Estrella, quien habló por primera vez con El Diario desde que ocurrió el asesinato de Estrella (56) y su hija Lina (25) el 29 de enero. El incidente ocurrió alrededor de las 12:15 a.m., dentro de la vivienda que compartían en el 24-10 de la calle 87 al Este de Elmhurst.

“No está loco, una persona loca no piensa lo que hace y él (Amarillo) si lo pensó”, indicó Castañeda al salir de la Corte Criminal de Queens. “El lo planeó todo, esperó que yo me fuera de la casa y después bajó al sótano para asegurarse que los vecinos estuvieran dormidos para después hacerlo”.

Un agente de la corte le explicó a Castañeda que Amarillo (44) y originario de Argentina, no había sido presentando en la audiencia porque presuntamente le estaban realizando exámenes siquiátricos para determinar si podrá enfrentar un juicio.

El abogado, quien no estuvo presente en la audiencia, dijo vía telefónica que prefería no hablar del caso y tampoco quiso confirmar esa versión.

Según la acusación, Amarillo golpeó fuertemente a las mujeres con un martillo hasta quitarles la vida y después dijo a los detectives que las había matado porque le estaban haciendo brujería.

En el mismo cuarto donde fue encontrado el cuerpo ensangrentado de Lina, estaba con vida y durmiendo su pequeña hija siete años.

Ahora, el sindicado enfrenta dos cargos de asesinato en primer y segundo grado y dos por posesión criminal de un arma.

En declaraciones anteriores, Carlos Castañeda, otro hijo de Estrella, la pareja estaba en proceso de separarse porque el acusado era muy celoso. El presunto victimario tendrá que regresar al juzgado el 18 de marzo.