Alerta en el Monumental: en River temen nuevo cruce entre barrabravas

El domingo pasado una facción "disidente" ocupó la tribuna Centenario y para el choque con Arsenal se armó un operativo para evitar un cruce entre hinchas; ingresaron con tickets comunes

Alerta en el Monumental: en River temen nuevo cruce entre barrabravas
Foto: Copyright 2012 SA LA NACION | Todos los derechos reservados

Cómo si fuese una historia de nunca acabar, cuando River atraviesa un profundo cambio político e intenta adentro de la cancha dar un salto de calidad futbolístico que todavía no consigue, en las tribunas los violentos nunca se van: se reciclan. Hoy el fútbol ya no les permite a los hinchas visitantes seguir a su equipo fuera de su estadio, sin embargo la violencia hoy se entiende de otra manera: choques internos en disputas de poder que hoy, en Núñez, amenazan con un nuevo choque.

El domingo pasado, cuando el equipo de Ramón Díaz jugaba ante San Lorenzo, se armó un hueco en la tribuna Centenario alta -acostumbrada a recibir público visitante- y un grupo de no más de 100 hinchas copó los paravalanchas. Cuando terminó el partido, desde la Sívori alta, la popular local, terreno de Los Borrachos del Tablón, un grupo abandonó la cancha rápidamente para alcanzar a los primeros, quienes salieron por Figueroa Alcorta y las calles linderas, ya inalcanzables para la vuelta que tuvieron que hacer el grupo de la “Barra oficial”.

Quienes ocuparon la tribuna Centenario, casi en el total de su capacidad por la suspensión de la Sívori media y baja. Son un grupo de hinchas que quedaron relegados en el reparto del poder. Son integrantes de una vieja facción, “la Banda del Oeste” y los “Patovicas de Hurlingham”, viejos barras en la época de José María Aguilar. Ya habían avisado de su presencia en la despedida de Ariel Ortega, cuando ocuparon ese lugar de la tribuna. Pero a mediados de noviembre de 2013, en el choque River-Olimpo previo a las elecciones, cuando ingresaron con una bandera que profesaba: “Nosotros somos la historia”. Algunos, incluso, participaron de aquella sangrienta batalla librada en 2008 en la popular de Vélez, en un partido contra Arsenal. Uno de ellos, por ejemplo, es Amadeo Bellino, quien estuvo en la Centenario alta el domingo pasado, según publicó días atrás el diario Olé. Otros son “referentes” en equipos del ascenso, como Claypole o Sportivo Italiano.

“Estamos viendo como consiguieron esas entradas para ingresar y la gente de seguridad está trabajando para ver quienes tienen derecho de admisión”, contó a canchallena alto dirigente millonario. El grupo que ingresó a la Centenario alta lo hizo con entradas que salieron a la venta, como cualquier hincha las podría haber conseguido. “Burlaron cualquier control, hay que estar más alertas que nunca”, relató otro integrante de la comisión directiva.

Si bien aún no se conoce si algunos de los que ingresó estaban en la lista del derecho de admisión, los propios Borrachos del Tablón no integran esa nómina. La dirigencia parece haberle cortado los ingresos a la barra oficial -incluso en la campaña presidencial, denunciaron que un ex “Jefe” de los Borrachos del Tablón, quien estuvo procesado, le propuso a D´Onofrio hacerse cargo de la seguridad del club- sin embargo no se confeccionó todavía la lista para evitar que los violentos ingresen al estadio. Incluso algunos de ellos pasean por los anillos internos del club.

Para el partido que River jugará contra Arsenal en el Monumental, se prepara un operativo especial para controlar cualquier conflicto que puedan provocar estos grupos, según informaron a canchallena encargados del operativo_ Por lo pronto, los socios y simpatizantes de River deberán estar más alerta que nunca a los violentos, un mal que parece no tener fin.