Proponen alivio fiscal para cuidado infantil

Un crédito impositivo de $3,000 permitiría que muchos padres trabajaran más
Proponen alivio fiscal  para cuidado infantil
Una familia de clase media en Estados Unidos puede gastar más de $13 mil anuales en promedio en un hijo, hasta que éste cumpla los 18 años.
Foto: la opinionAurelia ventura

Nueva York — La dominicana Joselina Martínez (32) solo trabaja tres días a la semana como mesera en un restaurante de Washington Heights, porque es madre soltera y no se puede permitir los costos de una niñera o una guardería.

“A mi hija de tres años la dejo al cuidado de mi tía o de una vecina, pero no puedo abusar”, dijo Martínez. “Me gustaría trabajar más días para ganar más dinero, porque lo necesito desesperadamente, pero tengo que cuidar de la niña”.

Para la mayoría de las familias neo- yorquinas que se lo pueden permitir, pagar por el cuidado de sus hijos supone el gasto más alto que tienen que afrontar después del de la renta.

Por ello, la senadora Kirsten Gillibrand propone cambiar el sistema federal de impuestos para ofrecer un alivio en ese aspecto a las familias con menos ingresos, quienes, como en el caso de Martínez, se ven obligadas a sacrificar sus empleos por cuidar a sus hijos.

Los costos ahora mismo de los servicios de cuidado de un niño en Nueva York pueden superar los $15,000 al año. Esto supone alrededor del 20% de los gastos de una familia de clase media y hasta el 60% de los de una madre soltera.

Actualmente, el máximo que puede recibir una familia en ayudas para el cuidado de sus hijos es $1,000 por niño en créditos fiscales. El proyecto de ley de Gillibrand aumentaría esta cifra hasta $3,000, y además permitiría deducir los costes del cuidado de los menores en la declaración anual de impuestos como si fueran gastos de un negocio. Ello permitiría a una familia deducir hasta $14,000 de sus impuestos en este aspecto.

“Si no te puedes permitir servicios de cuidado a tus hijos, como le sucede a muchísima gente en Nueva York, la única opción que tienes es quedarte en casa”, declaró la senadora. “Esto se traduce en que las familias trabajadoras tienen menos ingresos, nuestra economía empobrece y nuestra clase media se debilita”.