Ahorro con inversiones

Como llevar el control de las tarjetas de crédito, los préstamos de estudios y las cuentas de cheques y de ahorros es una tarea difícil para la mayoría, asegúrate de no estar pagando más de lo debido, y de estar recibiendo la mayor cantidad de beneficios.

1. Aligera la carga. Mantener un saldo de $1,000 en una cuenta de crédito en la que pagas el 18% de interés te saca del bolsillo $180 al año. Si ahora tienes un saldo demasiado alto como para liquidarlo con un solo pago, haz casi lo imposible por bajarlo y liquidarlo en un mínimo de tiempo. Aunque éste sea un consejo muy obvio, la mayoría cae en la trampa de los altos saldos en tarjetas de crédito en las que el interés es enormemente alto.

2. Negocia la tasa de interés. En vez de pagar ese 18% de interés en tu tarjeta de crédito, llama a la entidad que te ha dado la tarjeta y pídele que te reduzca la tasa de interés. Fortalece tu propuesta haciendo ver que has recibido una oferta de otra tarjeta a un interés más bajo.

3. Transfiere el saldo. Busca y compara otras tarjetas de crédito a las cuales puedas transferir el saldo de la que ahora tienes con una tasa de interés muy alta. Antes de decidir hacer esto, debes estar seguro de lo que la nueva tarjeta ofrece… y no te creas las ofertas que lucen “demasiado” buenas para ser verdad. Casi nunca lo son.

4. Disfruta de los incentivos. Tú tienes que comprar comida y gasolina como todo el mundo. Y como muchos, debes buscar la forma de disfrutar de los incentivos que algunas tarjetas de crédito ofrecen en la forma de rewards.

5. Reduce tu deuda estudiantil. Si tienes deudas de préstamos de estudios que todavía no has consolidado, puedes reducir esas deudas entre un 1% y un 3% pidiéndole al prestamista que te haga un descuento por tu historial de puntualidad para hacer los pagos.