Contador recupera su alma de ganador

Contador recupera su alma de ganador
Alberto Contador (centro) celebra en el podio; a su lado, el colombiano Nairo Quintana (der.), quien fue segundo, y el checo Roman Kreuziger (izq.), tercero.
Foto: efe

Madrid/EFE — Alberto Contador, el español más joven en ganar el Tour de Francia (con 24 años en 2007), recuperó su pegada en carreras por etapas al ganar la Tirreno-Adriático, poniendo fin a una sequía que duraba desde la Vuelta a España 2012.

El ciclista madrileño, que cumplió dos años de suspensión tras su positivo por clembuterol en el Tour 2010, de cuyo triunfo fue desposeído por ese motivo, protagonizó un regreso espectacular en 2012, con victorias en la Vuelta y en la clásica Milán-Turín, pero cerró en blanco la temporada siguiente.

Tercero en la Tirreno-Adriático, quinto en la Vuelta al País Vasco, tercero en la clásica de Primavera en San Sebastián y décimo en el Dauphiné. Contador se presentó en el Tour sin victorias y la ronda francesa fue descubriendo sus debilidades. Contador, sin la pegada de sus mejores tiempos en la montaña, terminó cuarto, a 6:27 de Froome. Sólo pudo subir al podio como miembro del Saxo-Tinkoff, ganador por equipos.

Para el ciclista español era imprescindible un cambio de mentalidad. Su director, Bjarne Riis, observó que “mentalmente es duro regresar” y que Contador, a quien define como “un ganador nato”, tuvo que “resetear su enfoque” para introducir algunos cambios en su preparación invernal.

“Acordamos afrontar la situación de una forma diferente este invierno. Trabajó muy duro y ahora Alberto es el que yo sé que puede ser”, declaró Riis el domingo pasado tras el segundo triunfo consecutivo de etapa del madrileño en la Tirreno-Adriático, cuando se puso líder en Guardiagrece.

Riis no dio detalles sobre los cambios introducidos en el entrenamiento de Contador, que en enero pasado participó con el resto del equipo en la concentración de Gran Canaria.

Contador ha recuperado en la Tirreno-Adriático la autoridad de otros tiempos y, sobre todo, la confianza en sí mismo con un ataque largo en la quinta etapa que desarboló a sus rivales, entre ellos el colombiano Nairo Quintana, la gran revelación del pasado Tour.

La primera escaramuza será a finales de este mes en la Volta a Cataluña, en la que están inscritos los dos grandes candidatos a la victoria en el Tour. Después, Contador irá afinando su puesta a punto en la Vuelta al País Vasco y en la Dauphine, su última carrera antes del Tour.