Elvira Arellano irá a iglesia de Chicago que fue su santuario

La activista viajará a Chicago en los próximos días, tras regresar y obtener un permiso humanitario

Guía de Regalos

Elvira Arellano irá a iglesia de Chicago que fue su santuario
Elvira Arellano cuando se refugiaba en una iglesia en Chicago para evitar su deportación.
Foto: Getty Images

Casi siete años después de su deportación a México, Elvira Arellano amaneció este viernes en San Diego luego de ser liberada por las autoridades migratorias, haciendo planes para seguir su activismo por las otras madres y jóvenes detenidos y anunciando que regresará a la Iglesia San Adalberto, en Chicago, que hace años fue su refugio.

Voy a llegar al mismo lugar, a la iglesia donde estuve en santuario, esa es mi casa”, dijo Arellano en entrevista con La Opinión. “La verdad siento como si la cinta se estuviera regresando para atrás. Fue por aquí por Tijuana que me deportaron, estuve en San Ysidro detenida igual que entonces y ahora iré de regreso a Chicago”.

Arellano, quien a mediados de la década pasada se convirtió en el rostro de la inmigración indocumentada cuando tomó santuario en la iglesia de Chicago durante un año para evadir la acción de las autoridades migratorias, vivió desde su deportación de Agosto del 2007 en Michoacán, donde fundó una organización, Familias Latinas Unidas.

La experiencia vivida en Chicago convirtió a Arellano de madre e inmigrante trabajadora en activista, y no ha dejado de serlo desde entonces. En México, Arellano se concentró en ayudar a familias deportadas y a interceder por los migrantes centroamericanos, mientras mantenía un pequeño comercio en Michoacán.

“Estoy muy comprometida con la lucha de los inmigrantes”, dijo Arellano.

Su hijo Saúl, que ahora tiene 15 años y la razón por la cual Arellano no quería ser deportada en 2007, regresó con ella a Estados Unidos. El joven, nacido en Chicago, había regresado durante varios veranos a la ciudad.

“Él es el más feliz, ahora lo importante es que comience ir a la escuela, ya desde el año pasado quería quedarse en el verano pero tuvo que regresar para estar conmigo en Michoacán”, dijo Elvira.

Elvira permanecerá durante unos días en San Diego manifestándose a favor de las otras familias y madres que cruzaron con ella el pasado martes y por los demás que desde la semana pasada se entregaron para intentar regresar al país después de ser deportados más de 150 personas organizadas por la Alianza Nacional de Jóvenes Inmigrantes (NIYA por sus siglas en inglés).

Mohammed Abdullahi, de NIYA, informó que al menos ocho familias con hijos menores de edad han sido enviadas a un centro de detención para familias en Pennsylvania. Entre 10 y 15 mujeres fueron enviadas a un centro de Arizona y entre 15 y 20 menores ciudadanos estadounidenses que cruzaron con sus madres o padres indocumentados han sido entregados a trabajadores sociales del área de San Diego mientras esperan ser enviados con familiares.