Hora decisiva para el Dream act

'Soñadores' listos para intervenir en marcha para dar último empujón

Guía de Regalos

Hora decisiva para el Dream act
Las protestas de los dreamers y líderes comunitarios se han tomado las calles de Nueva York.
Foto: EDLPMariela Lombard

Nueva York — Las esperanzas de alrededor de 8,000 estudiantes inmigrantes indocumentados en Nueva York están puestas en Albany este fin de semana, donde se tratará de impulsar que el Dream Act se incluya en el presupuesto estatal de año fiscal que empieza el 1º de abril.

La nueva campaña es un último intento por impulsar la legislación que fue derrotada el pasado lunes en el senado estatal, la cual extendería asistencia financiera a universitarios indocumentados.

La conferencia legislativa SOMOS será la plataforma que usarán los “DREAMers” para hacer que su mensaje llegue a oídos tanto de legisladores que votaron en contra de la medida como del gobernador Andrew Cuomo, quienes se espera asistan al encuentro.

“Si el presidente de la Asamblea Sheldon Silver, el co-líder del Senado Jeff Klein, y el gobernador Andrew Cuomo, todos apoyan la Ley de Estado de Nueva York Dream, entonces no hay razón por la que no podemos hacer esto en el presupuesto de este año”, dijo el asambleísta Francisco Moya, principal autor de la legislación, por medio de un comunicado.

El problema es que el gobernador ya presentó su versión del presupuesto sin el Acta del Sueño, y parece no tener intenciones de hacerlo. Respondiendo a preguntas de reporteros este jueves, solo se limitó decir que apoya la legislación pero que “el Senado tomó una posición sobre el Dream Act, lo llevó a votación pero éste se fue abajo”.

La 27ª conferencia SOMOS, que se lleva a cabo anualmente en la capital del Estado, promueve la discusión de asuntos y legislaciones que afectan a la comunidad latina, ante cientos de políticos y activistas asistentes.

La inclusión del Dream Act en el presupuesto del gobernador compite con otro programa educativo que también beneficiaría a la comunidad latina de la Gran Manzana. Es el caso de la expansión de programas de preescolar y extracurriculares, la principal promesa de campaña del alcalde Bill de Blasio.

De hecho, los deseos del alcalde demócrata parecen imponerse a tal punto que todos los bloques políticos, tanto republicanos como demócratas, y hasta el mismo gobernador, han ofrecido financiarlo con propuestas por separado. La Asamblea ofrece autorizar que la ciudad pueda subir sus propios impuestos a los más ricos para generar el capital que necesita. El Senado incluye en el presupuesto el total del coste de $2,700 millones por cinco años, y el gobernador ofrece menos de la tercera parte del superávit del estado.

Es por eso que hoy, activistas pro inmigrantes le pedirán a los legisladores que muestren el mismo entusiasmo y liderazgo hacia la educación de miles de jóvenes que no tienen el derecho al voto.