Demandan contra ataque a cigarrillos electrónicos

NUEVA YORK — Una organización que defiende los derechos de los fumadores en Nueva York presentó ayer una demanda contra la Ciudad para que se eliminen las restricciones de consumir cigarrillos electrónicos en restaurantes, parques y otros espacios públicos.

El pasado diciembre, con el exalcalde Michael Bloomberg aún en el cargo, se firmó una expansión de la ley sobre fumadores (Smoke-Free Act). Desde entonces, se prohíbe fumar cigarrillos electrónicos en los mismos lugares que los cigarrillos normales.

El grupo detrás de la demanda, New York City Citizens Against Smoking Harrasment, defiende que esa prohibición va contra el espíritu de la ley. Según argumentan, dado que los cigarrillos electrónicos no contienen tabaco y no producen humo, no afectan al fumador pasivo, por lo que reclaman a la Corte Suprema Estatal que los elimine de la legislación.

El Concejo Municipal confía en que la corte mantenga la ley tal y como está.

“Nuestra legislación asegura que los objetivos del Smoke-Free Act no queden minados y se proteja al público de estas sustancias no reguladas”, declaró Robin Levine, vocera del Concejo, a través de un comunicado.

La agencia federal Food and Drug Administration (FDA) aún no ha establecido regulaciones oficiales sobre los cigarrillos electrónicos. Sin embargo, un estudio científico que se publicó ayer niega que el uso de cigarrillos electrónicos esté asociado a mayores tasas de abandono del tabaco o a reducciones de su consumo, como dicen sus defensores

El trabajo, realizado por investigadoras de la Universidad de California y publicado en la revista JAMA Internal Medicine, rechaza una vinculación entre el consumo de los cigarrillos electrónicos y el del tabaco convencional.

Las autoras del estudio analizaron los datos de 949 fumadores, 88 de los cuales eran también “vaporeadores” (fumadores de cigarrillos electrónicos), para determinar si estos dispositivos que no tienen tabaco y en los que se inhala nicotina líquida y otros productos químicos vaporizados influyen en el consumo de tabaco.

El estudio de la Universidad de California concluye que el uso de cigarrillos electrónicos no estaba relacionado con el abandono del tabaquismo ni tampoco con un cambio en el consumo de tabaco, un año después de empezar a utilizar estos dispositivos.

Además, señala que las mujeres, los jóvenes y las personas con menores niveles de educación son los sectores de población que más utilizan los cigarrillos electrónicos.

—Con información de EFE