CNN se desliga de dúo arrestado en el World Trade Center

Connor Boals y Yon Pomrenze intentaron burlar la seguridad y al ser detenidos dijeron que son productores de la cadena de noticias
CNN se desliga de dúo arrestado en el World Trade Center
Foto: Getty / Andrew Burton

Nueva York – Dos productores del canal de televisión CNN -Connor Boals y Yon Pomrenze- fueron detenidos ayer martes tratando de colarse en el principal rascacielos del World Trade Center, cuya construcción se está terminando, después de varios incidentes conocidos en los últimos días sobre la escasa vigilancia del edificio.

Los dos productores fueron detenidos después de al menos tres intentos de penetrar sin autorización en el recinto vallado que rodea al rascacielos, donde se están ultimando las obras de construcción.

El arresto de Connor Boals y Yon Pomrenze fue por entrada ilegal, obstruir la acción de las autoridades y conducta desordenada. Los agentes que les detuvieron les incautaron una cámara de vídeo profesional, una minicámara y un trípode, según medios locales.

Un portavoz de CNN citado hoy miércoles por medios locales asegura que la compañía no pidió a los dos productores que entraran en el sitio.

La pasada semana se supo que el joven de 16 años Justin Casquejo se coló en el recinto y logró subir hasta la azotea del edificio, gracias a una valla con una pequeña abertura, un sistema muy laxo con la seguridad y a un guardia de seguridad dormido.

Y este lunes cuatro hombres, incluyendo un antiguo trabajador de las obras de construcción del edificio, fueron acusados por lanzarse en paracaídas desde la azotea -la noche del 30 de septiembre- y grabarlo en vídeo.

Con sus 542 metros de alto, incluida su aguja, la torre del One World Trade Center está situada al lado de donde se sostenían las Torres Gemelas destruidas en los atentados del 11 de septiembre de 2001.

La Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, propietaria del edificio, planea inaugurar formalmente el edificio este año, aunque todavía no se ha fijado una fecha.

En noviembre pasado, el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano (CTBUH) señaló que la torre es el rascacielos más alto del continente americano y el tercero más alto del mundo.