La dieta y el parto prematuro

La nutrición de la madre afecta el desarrollo del embarazo

¿Qué tiene que ver la dieta con el parto prematuro? Mucho.

Evidencias de un reciente estudio, realizado por investigadores del Hospital Universitario Sahlgrenska, en Suecia, demuestran que las mujeres embarazadas que siguen una dieta rica en verduras, frutas , cereales, y que beben agua con regularidad, tiene un menor riesgo de tener un parto prematuro.

Según el estudio, coordinado por Linda Englund-Ögge y Bo Jacobsson y publicado recientemente el British Medical Journal, los hábitos alimenticios maternos pueden afectar directamente al feto.

Para el estudio, los investigadores escandinavos examinaron datos del Norwegian Mother and Child Cohort Study, que incluía información sobre nacimientos prematuros de 66 mil mujeres entre 2002 y 2008.

Para ser incluidas en la investigación, las participantes no tenían que tener diabetes y haber dado a luz a un único hijo, y tenían que comprometerse a contestaron un cuestionario sobre sus hábitos alimenticios durante sus cuatro o cinco primeros meses de embarazo.

Para la investigación se identificaron y clasificaron tres patrones dietéticos:

  • Prudente: que incluía verduras, frutas, aceites, agua como bebida, cereales integrales, pollo y pan rico en fibra.
  • Occidental: compuesto por meriendas saladas y dulces, pan blanco, postres y productos cárnicos procesados.
  • Tradicional: compuesto por papas , pescado, salsa de carne, verduras cocidas, leche baja en grasa.

Basando en estos patrones dietéticos, los resultados mostraron que se produjeron 3,505 (5.3%) partos prematuro en las 66 mil mujeres embarazadas.

Además se encontró que las embarazadas que seguían el patrón de la dieta prudente mostraron una reducción significativa del riesgo de parto prematuro, especialmente entre aquellas que tienen su primer bebé.

También se encontró una reducción significativa en el riesgo de parto prematuro en aquellas que siguieron el patrón de dieta tradicional.

Ante los resultados, los investigadores dijeron que “más que excluir de la dieta los alimentos procesados, la comida rápida o basura durante le gestación” se debe promover en las embarazadas “el consumo de alimentos asociados con un patrón de dieta prudente”.