Arzobispo de Atlanta venderá su mansión de $2.2 millones

Wilton Gregory anunció que desalojará y venderá la lujosa mansión que se construyó con parte de una donación a la iglesia y que generó duras críticas
Arzobispo de Atlanta venderá su mansión de $2.2 millones
La vivienda del jerarca católico tiene una extensión de 6,400 pies cuadrados.
Foto: Getty

Atlanta.- El Arzobispo de Atlanta, Wilton Gregory, anunció que desalojará y venderá la mansión de más de $2 millones que se construyó con parte de una donación a la iglesia y que ha generado duras críticas entre los feligreses.

Tras reunirse con sus consejeros, el arzobispo anunció que se mudaría en mayo a otra propiedad de la arquidiócesis para proceder con la venta de la casa, ubicada en una de las zonas más exclusivas de la ciudad y cuya construcción demandó $2.2 millones.

“Después de consultar con los miembros y cientos de feligreses bienintencionados y con diferentes puntos de vista, así como mi propia reflexión personal, he decidido vender la propiedad Habersham e invertir las ganancias de esta venta en las necesidades de la comunidad católica”, declaró el máximo líder de la iglesia católica en el estado.

La vivienda de 6,400 pies cuadrados fue construida con fondos de un fideicomiso otorgado por un sobrino de Margaret Mitchell, la autora de la aclamada novela “Lo que el viento se llevó”.

Tras la muerte de la escritora en 2011, la Arquidiócesis de Atlanta recibió como herencia más de $15 millones para que la entidad utilice esos fondos en obras de caridad y propósitos religiosos.

Gregory se disculpó días atrás por haber ofendido a la comunidad católica de la zona con la construcción de la mansión y por no haber previsto el impacto que ocasionaría a su “integridad y credibilidad pastoral”.

La decisión de utilizar parte de esa herencia para construir una mansión generó un alud de críticas por parte de católicos de la zona, que a través de correos electrónicos, cartas y llamadas expresaron su descontento a Gregory por lo que consideraban era una contradicción con la prédica de austeridad del Papa Francisco.

Antes de mudarse a Habersham en enero, Gregory vivía en una casa cerca de la Catedral de Cristo Rey, que a su vez fue vendida a la iglesia católica por $1.9 millones para que sea utilizada como residencia para los sacerdotes que sirven en ese templo.