No basta con decir lo siento

En mi escuela hay una manera especial en que los estudiantes piden disculpas uno al otro. No es un simple “lo siento”.

“Lo siento”, realmente no dice mucho. No reconoce que sabes lo que has hecho. No indica qué estas arrepentido, y a menudo es demasiado fácil decir esas palabras sin sinceridad. Por lo tanto, en Amber los estudiantes se les enseña decir esta frase, “Por favor perdóname por [llena el espacio en blanco]”. Los estudiantes piden disculpas por golpear, mentir, llevarse un juguete, decir algo doloroso o cualquier mal comportamiento.

Esta frase, que utilizamos, es importante porque le da al estudiante la oportunidad de pedir perdón y hacer las paces. Además, obliga al alumno a reconocer lo que ha hecho, y permite que el estudiante agraviado pueda perdonar, y suelen hacerlo.

Me gusta ver a los estudiantes llorar cuando piden perdón de esta manera porque indica que su conciencia está eliminando la culpa que sentía por lo que hizo. El llanto es el reconocimiento de que saben que hicieron mal y es el comienzo de la reconciliación.

“Lo siento”, es una forma débil e inútil de pedir disculpas. A menudo significa nada y se utiliza para apaciguar, así que no es sincero.

Siempre es mejor pedir disculpas afirmando que hicimos mal y luego indicando no hacerlo más. La palabras que usamos para pedir disculpas son tan importantes como la acción de pedir disculpas, especialmente cuando estamos enseñándoles a los niños cómo reconciliarse.

Escriba sus comentarios a

askdrvasthi@ambercharter.org