Prueban que no es falso el ‘Evangelio de la Esposa de Jesús’

Trabajos divulgados en la revista Harvard Theological Review confirman que el papiro es antiguo

Washington – El fragmento de papiro conocido como “Evangelio de la Esposa de Jesús” porque menciona a una cónyuge de Jesucristo ha sido datado entre los siglos VI y IX, según varios estudios publicados en la revista Harvard Theological Review.

Aunque no se ha determinado la fecha exacta de la creación de este documento, que en un principio se pensó que era del siglo IV, los trabajos divulgados en la publicación de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) sí confirman que el papiro es antiguo y descartan que se trate de una falsificación moderna.

“Jesús les dijo, mi esposa…”, se lee en una de las ocho líneas de texto de este fragmento escrito en copto que Karen King, profesora de la Harvard Divinity School, dio a conocer en septiembre de 2012 y que provocó una gran polémica al alimentar la teoría de que el mesías del cristianismo estuvo casado.

Multitud de expertos dudaron entonces de su autenticidad, de su traducción y de su procedencia, y también el Vaticano tachó de “falso” el documento.

Ante las acusaciones de falsedad, el papiro ha sido sometido a lo largo de los últimos años a exhaustivas pruebas de datación en varios centros de investigación, entre ellos algunas de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos, como Harvard, Columbia y el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Tras una primera datación por radiocarbono que resultó infructuosa al considerar poco fiable un fragmento tan pequeño (mide ocho centímetros de ancho y cuatro de alto), la segunda datación por carbono, realizada en Harvard, fijó entre los años 659 y 859 la fecha de creación del papiro.

A continuación, el MIT realizó una microespectroscopia infrarroja que confirmó la homogénea composición química del papiro, mientras que investigadores de Columbia determinaron, mediante una técnica denominada espectroscopia microramán, que la tinta usada concuerda con otras muestras de entre los siglos I y VIII.

Además, se practicaron escáneres microscópicos y multiespectrales y un evaluación de la escritura en la Universidad de Macquarie que despejaron más dudas sobre la autenticidad.

King recopiló los resultados de todas estas pruebas y concluyó que, por las características de la tinta, la escritura, el lenguaje y el contexto histórico, el fragmento es obra de los primeros cristianos.

Nada se sabe del autor del escrito, cuyo origen exacto se desconoce -se cree que procede de Egipto, ya que está escrito en la lengua que utilizaban los cristianos en esa zona durante el Imperio Romano-.

El papiro es propiedad de un coleccionista anónimo que contactó a la profesora King entre 2010 y finales de 2011 para investigar lo que consideraba una prueba de que Jesús estuvo casado.

En el fragmento analizado Jesús habla de su madre y de su esposa, a una de las cuales se refiere como “María”.

King explicó en un comunicado que el papiro no evidencia que Jesús estuviera casado, sino que aporta “la primera prueba de que algunos de los primeros cristianos creían que Jesús había estado casado”.

“Este evangelio proporciona una razón para reconsiderar que pensábamos que sabíamos y preguntarnos qué rol han jugado históricamente las afirmaciones sobre el estatus marital de Jesús en las controversias de los primeros cristianos sobre el matrimonio, el celibato y la familia“, señaló la investigadora de Harvard.

Junto a los estudios que detallan la datación del papiro, la Harvard Theological Review publica un artículo del egiptólogo de la Universidad de Brown Leo Depuydt en el que asegura que el fragmento contiene “grandes errores gramaticales” y que es “tan patentemente falso” que parece de un “‘sketch’ de Monty Python”.