Herbalife se recupera en Bolsa

Herbalife se recupera en Bolsa
Herbalife ha confirmado que la FTC investiga sus operaciones.
Foto: Archivo

Nueva York— Herbalife, la empresa de complementos nutricionales y ventas multinivel, recuperó ayer parte del terreno perdido en la Bolsa el viernes 11 de abril después de que el diario Financial Times informara de que el FBI y el Departamento de Justicia investigan a la empresa.

Tras perder un 14% de su valor el viernes, el lunes las acciones cerraron con un alza del 4.8%.

La afirmación de la multinacional de que con respecto a una investigación criminal no se ha recibido “ninguna petición informal o formal de información”, tranquilizó a inversionistas que no creen la tesis del gestor del fondo de alto riesgo, Bill Ackman, de que Herbalife es un esquema piramidal.

La empresa admitió hace semanas que es objeto de investigación por parte de la Comisión Federal de Comercio (FTC). Desde Herbalife se declinó ayer comentar la reacción de los mercados y las noticias que la rodean.

La disputa de Ackman, que apostó mil millones de dólares a la caída de la empresa, y Herbalife, es motivo de animada conversaciones en los foros de inversionistas de Internet. Buena parte de los críticos, coinciden con Ackman, y se enfocan en el plan de compensación de los vendedores.

Es algo que también enfatiza la firma de abogados especializada en inversiones, Pomerantz. Este bufete anunció ayer la interposición de una demanda conjunta contra Herbalife y algunos de sus ejecutivos en nombre de quienes compraron acciones entre mayo de 2010 y el 11 de abril de 2014. La acción tiene como objeto recuperar parte de los daños causados por Herbalife a inversores por las declaraciones sobre su negocio.

Según la demanda, la empresa no ha explicado a los inversionistas que las operaciones están basadas “en un esquema piramidal que genera ingresos mediante el reclutamiento de otros distribuidores en vez de la venta de los productos dietéticos y nutricionales al público en general”. Los abogados de Pomerantz, alegan que el material financiero de la empresa es “materialmente falso y engañoso”.