Cuestionan los ‘rescates’ del INM

MÉXICO — El Instituto Nacional de Migración modificó tres veces en siete años el lenguaje para referirse a las detenciones de indocumentados en el país y pasó de llamarlas “aseguramientos” en 2007 a “devoluciones” en los siguientes años hasta la administración de Enrique Peña Nieto que comenzó a usar el término “rescates”.

Esta última denominación es blanco reciente de “inconformidades” de diversas organizaciones defensoras de los derechos humanos que lo consideran “eufemista” e impreciso.

Sonja Wolf, investigadora del Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) -uno de los más serios en el tema- advierte que los “rescates” no van acompañados de “avances reales en las investigaciones de casos de victimización de migrantes, sea a manos de grupos criminales o a manos de agentes del Estado”.

La especialista cuestiona, por ejemplo, que no se sabe si los 370 menores “rescatados” el pasado 29 de marzo “¿fueron necesariamente víctimas de secuestro o se encontraban esperando el cumplimiento de un arreglo, es decir, el traslado a EE.UU. luego de haber realizado los pagos que este servicio requiere?”.

Por otra parte, si los “rescates” de migrantes son lo que el INM afirma (sólo en el mes de marzo reportó 3477), el número de visas humanitarias hubiera aumentado de manera exponencial, pero un diagnóstico realizado por Insyde, halló que entre 2011 y mayo de 2013 se presentaron sólo 93 solicitudes de visa humanitaria.