Contrabandista vendía cigarrillos frente a corte en Queens

José A. Ureña adosaba falsas estampillas de impuestos en las cajetillas
Contrabandista vendía cigarrillos frente a corte en Queens
El contrabando de cigarrillos genera millones de dólares.
Foto: Archivo

QUEENS – La osadía de un contrabandista de cigarrillos que llegó a suministrar su mercancía al kiosco ubicado frente a la corte criminal de Queens, le ha costado la libertad.

José A. Ureña obtenía su mercancía fuera del estado y, para venderla en Nueva York, adosaba falsas estampillas de impuestos en las cajetillas, lo que de hacerse legalmente supondría un ingreso estatal de $6.66 por paquete.

Un investigador de la Unidad de Crímenes contra los Impuestos de la fiscalía de Queens, especializado en la persecución de contrabando de cigarrillos, observó el jueves al acusado haciendo una entrega al puesto. A partir de ahí, el negocio de Ureña se convirtió en historia.

Según el comunicado de prensa de la oficina, al hombre se le requisaron cerca de 400 paquetes que transportaba en su auto y $5,532 en efectivo. Posteriormente, se procedió a registrar su domicilio en Ozone Park, donde se encontró 120,000 estampillas de impuestos falsas, lo que de haber sido legal, le hubiera supuesto un ingreso al gobierno de unos $800,000.

“El contrabando de cigarrillos es una industria multimillonaria libre de impuestos y con grandes beneficios. Sin embargo engaña a los contribuyentes que tienen que pagar los impuestos que éstos no pagan y engaña al Gobierno con una economía sumergida que no paga impuestos ni estatales ni municipales que son necesarios”, declaró el fiscal del condado, Richard Brown.

Ureña ha sido acusado de posesión criminal de instrumento falsificado, dispositivos de falsificación, sustancias controladas y violación de la legislación fiscal estatal.

De ser declarado culpable, Ureña podría ser condenado hasta a 15 años de cárcel.