Miles de fans dan el último aplauso a Cheo Feliciano

El multitudinario funeral acaeció en Coliseo Roberto Clemente

Miles de fans dan el último aplauso a Cheo Feliciano
Los seguidores de Cheo lamentan su muerte y no les importa hacer largas líneas.
Foto: INS

San Juan (INS)-La misma “familia” a la que el cantante puertorriqueño José “Cheo” Feliciano se refería en cada aparición pública llega a las inmediaciones del Coliseo Roberto Clemente, en Hato Rey, para brindarle el último aplauso en las exequias, que comenzaron a la 1:00 de la tarde y se extenderá hasta las 9:00 de la noche.

Mañana, en el mismo horario, los seguidores del aclamado artista –que perdió la vida a los 78 años de edad en la madrugada del Jueves Santo en un accidente automovilístico al chocar en su Jaguar con un poste de concreto del tendido eléctrico cerca de su casa en Cupey, en Río Piedras– escucha con emoción sus éxitos, gracias a una guagua de la UTIER (Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego), ubicada frente al área de boletería del recinto deportivo convertido en capilla fúnebre.

David de León, de Villa Palmeras, señaló a la agencia Inter News Service (INS) que “he sido fanático siempre de la música de Cheo. Es lamentable su muerte, eso toca a todo el mundo”.

Eligio Padilla, de Salinas, comentó en tanto que “como salsero lo conocí en la Parada Puertorriqueña de Nueva York. El siempre estaba con su sencillez. Al saludarnos, él siempre nos daba la mano. La última vez que lo vi fue en un festival en octubre pasado en el residencial Modesto Cintrón en mi pueblo. Siempre con su sencillez y la buena música”.

Ese mismo sentimiento de tristeza tiene Víctor Viera, de San Juan, quien admitió que “me puse a llorar al enterarme de su muerte”.

Viera afirmó que “Cheo era un hombre querido y de pueblo. El estaba pasando por un momento difícil, por el cáncer, que no es fácil”.

En la fila para entrar al recinto también se encontraba la ponceña Carmen Santiago, quien reside en Bayamón, para brindarle el último aplauso porque “es del tiempo de nosotros. Escucho su música desde jovencita que estaba en Nueva York y luego acá en Puerto Rico”.

Víctor Cantero, de Bayamón, subrayó que “Cheo fue tremendo cantante y lo llegué a ver en el Parque Central de Nueva York”.

El artista Diego Romero creó un mural en aerosol de la cara del intérprete de “Anacaona”, composición del inolvidable Tite Curet Alonso, que está ubicado dentro de las instalaciones del coliseo, frente a las puertas que dan entrada a las gradas.

Se informó que a las 2:00 de la tarde hubo un acto protocolar a cargo de un miembro de la familia Feliciano y en el que el cantautor José Nogueras interpretó el clásico “Amada mía” de su autoría, que convirtió en un clásico el malogrado vocalista, para luego iniciar una guardia de honor a cargo de personalidades.

La gente podrá participar de las honras fúnebres hoy, sábado, hasta las 9:00 de la noche, y mañana domingo de 1:00 de la tarde a 9:00 de la noche.

Los ponceños podrán despedirse de Cheo el lunes de 9:00 de la mañana a 1:00 de la tarde en el Centro de Convenciones Juan H. Cintrón de la municipalidad, para luego la comitiva fúnebre dirigirse hasta el cementerio La Piedad.

San Juan (EFE) – Decenas de personas, entre ellas el cantante panameño Rubén Blades, llegaron a San Juan para despedirse hoy del salsero puertorriqueño Cheo Feliciano en un funeral parecido más a una fiesta de pueblo para recordar sus grandes éxitos y anécdotas como ser humano.

Blades arribó a Puerto Rico en la noche del viernes, donde se encontró con la familia de Feliciano y regresó este sábado al coliseo Roberto Clemente de la capital para darle el último adiós a quien fuera compañero suyo en las Estrellas de la Fania.

El artista panameño se mantuvo un tiempo con la familia de Feliciano, que incluía a su viuda, Cocó, en una simulada capilla que prepararon en el centro deportivo capitalino.

Asimismo, desde las 04.30 hora local (08.30 GMT) estuvo esperando en la entrada del coliseo Roberto Clemente Eligio “El Pollo” Padilla, para darle el último adiós al intérprete de “Amada mía“, “El ratón” y “Anacaona“, quien falleciera el pasado jueves en un accidente automovilístico llegando a su residencia.

Padilla, oriundo del barrio Coco, de Salinas, en el sur de la isla, contó a Efe que conoció a la familia de Feliciano en la calle 116 de la ciudad de Nueva York y que su música la conoció a través de sus padres.

“A Cheo lo vamos a recordar por su música, igual que a Héctor Lavoe. Yo sé que Dios lo tiene en su santo cielo y debe estar formando un rumbón con los de la Fania”, relató Padilla, quien cargaba un cartel que rezaba “Cheo, Salinas dice presente”.

Otra seguidora de Feliciano que llegó al velatorio, que se extenderá a mañana en el mismo recinto, fue Maritza Callejas, quien fuera vecina cercana al fallecido artista boricua, de quien todavía se desconocen las causas del accidente, cuando estrelló su auto contra un poste de electricidad en la carretera 176 de Cupey.

La mujer recordó a Feliciano por que “cantaba con sentimiento, de corazón”, al mencionar a “Amada mía” y “Juguete” como sus canciones favoritas del que fuera miembro del sexteto de Joe Cuba y de las Estrellas de la Fania.

Relató además que a Feliciano lo veía constantemente en un supermercado cercano a sus residencias y que cada vez que se lo encontraba “saludaba, decía ‘familia’, que fuera el lema de él”.

Por su parte, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín, dijo a Efe que con los boleros de Feliciano se enamoró, sufrió un desamor y se volvió a enamorar.

Fue en el coliseo Roberto Clemente donde Feliciano participó junto a las Estrellas de la Fania en el primer concierto que ofrecieron en la isla caribeña en 1973.

Feliciano grabó más de una veintena de discos, entre los que destacan “Cheo” -posiblemente el más emblemático de su carrera-, “Cheo Feliciano with a little help from my friend”, “Felicidades”, “Looking for love”, “The singer”, “Mi tierra y yo”, “Estampa”, “Cheo Feliciano y la Rondalla Venezolana” y “Cheo Feliciano en Cuba”.