Aplausos y vallenato en homenaje a Gabo en México

La música favorita del escritor colombiano resuena en el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes, donde amigos, familiares e invitados especiales rinden tributo al creador de “Macondo"
Aplausos y vallenato en homenaje a Gabo en México
Rinden homenaje a García Márquez en el Palacio de Bellas Artes.
Foto: EFE

México.- Las cenizas del premio nobel Gabriel García Márquez quedaron expuestas en el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana, para que puedan despedirse de él centenares de admiradores que están esperando desde hace horas.

La música favorita del escritor colombiano (1927-2014), el vallenato, resuena en el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes, donde en estos momentos amigos, familiares e invitados especiales rinden tributo al creador de “Macondo”.

La solemnidad del acto, acompañada hasta ahora por música de cámara interpretada por un cuarteto, fue interrumpida por notas del folclor colombiano, en memoria del “Padre del Realismo mágico”, fallecido el pasado jueves en su domicilio de esta ciudad.

En grupos de 10 a 15, personas que se formaron desde temprano para rendir homenaje a Gabriel García Márquez comenzaron a entrar al vestíbulo principal del Palacio de las Bellas Artes para manifestar su pesar por la muerte del escritor.

Tras la llegada de las cenizas de Gabo y de los familiares del colombiano a ese inmueble, minutos después de las 16:00 horas, el titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa, depositó la urna con las cenizas sobre una mesa ubicada en el centro del vestíbulo

Ese hecho fue marcado con un prolongado aplauso, gritos y manifestaciones de aprecio de quienes desde hacía varias horas esperaban en orden la llegada de los restos del Premio Nobel de Literatura 1982.

La primera guardia fue formada por su esposa, Mercedes Barcha Pardo, y sus hijos Rodrigo y Gonzalo; así como por la titular del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García, y el propio Tovar y de Teresa.

Enseguida vinieron los sobrinos y nietos del colombiano, quienes hicieron lo propio, rodeados de arreglos florales de instituciones como el Fondo de Cultura Económica, la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, INBA y Conaculta.

Justo en la pared principal del vestíbulo fue colocada un fotografía del autor de “Cien años de soledad”, con la frase “La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla 1927-2014”.

Al pie de la fotografía hay dos coronas fúnebres con flores amarillas, así como arreglos de la misma tonalidad, mientras el cuarteto Clifton interpreta algunas melodías de Beethoven, Schubert, Mendelssohn y Dvorak.

En el recinto también se encuentran el periodista Jacobo Zabludovsky, el político Porfirio Muñoz Ledo y el escritor Héctor Aguilar Camín, entre otras personalidades.

Mientras tanto el público alineado en largas filas afuera de este recinto ha comenzado a ingresar para hacer guardias y manifestar su pesar y afecto al literato.

Está previsto que en punto de las 19:30 horas comience el homenaje luctuosos, que estará encabezado por los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Colombia, Juan Manuel Santos Calderón.

Hasta el recinto de Avenida Juárez llegó parte de la comitiva del presidente Santos, integrada por 20 personas, entre ellos los ministros de Justicia y del Trabajo, Alfonso Gómez Méndez y Rafael Pardo, respectivamente.

Destaca también la presencia del escritor y periodista colombiano Enrique Santos Calderón, con quien García Márquez fundó una revista en Colombia hace algunos años.

En estos momentos continúan las guardias de honor, al tiempo que se le da el pésame a la familia de Gabo, en especial a su esposa, Mercedes Barcha, y a sus hijos Gabriel y Rodrigo.

En el centro del vestíbulo del Palacio de Bellas Artes son depositadas flores amarillas, mayormente rosas, que eran las preferidas de quien también es un icono del llamado “Boom” de la literatura latinoamericana.

Una fotografía monumental con el rostro del autor de “El coronel no tiene quien le escriba”, con una frase alusiva a la vida, atestiguó la tercera guardia de honor encabezada por el hermano de García Márquez, Jaime, y de inmediato apareció la cuarta en la que se hicieron presentes sus asistentes y personal que labora en su casa.

Alrededor de 300 personas, entre amigos e invitados especiales participan de esta parte del homenaje, a quien es considerado el “Padre del realismo mágico”.

Entre las coronas de flores que acompañan las cenizas se encuentra una que dice: “De Fidel Castro Ruz, al amigo entrañable”.