Piden acción a Obama

La AFL-CIO le sugiere soluciones administrativas para inmigrantes
Piden acción a Obama
La AFL-CIO presenta hoy un memo a la Casa Blanca detallando cuatro pasos a seguir para proteger a parte de la comunidad inmigrante.
Foto: Archivo

Argumentando que un trabajador indocumentado es vulnerable ante todo tipo de abusos de salario y condiciones laborales, la Federación de Trabajadores de Estados Unidos (AFL-CIO) presentará hoy un memo a la Casa Blanca en el cual detalla cuatro pasos a seguir para proteger administrativamente a parte de la comunidad inmigrante sin papeles.

Según Gonzalo Salvador, portavoz de la central sindical, es la primera vez que la organización envía un documento al Gobierno detallando medidas a tomar para reducir las deportaciones. El año pasado, el presidente de la AFL-CIO Richard Trumka “fue la primera organización nacional en pedir la suspensión de deportaciones”, dijo el portavoz.

El memo, en el que trabajó un equipo del AFL-CIO, incluyendo abogados especialistas, sugiere cuatro medidas a seguir por la Casa Blanca “si los republicanos continúan abdicando su responsabilidad con el país, impidiendo un voto a la reforma migratoria en la Cámara [de Representantes]”.

Karen Rodríguez, abogada y asesora de la vicepresidencia de la central sindical, dijo que en ausencia de una reforma migratoria, los trabajadores indocumentados están cada vez más vulnerables, afectando la situación laboral en general del país.

“Sabemos que al no tener papeles, muchos trabajadores se ven manipulados por los empleadores y se les amenaza con entregárseles a las autoridades para que los deportes si reclaman sus derechos”, dijo Rodríguez. “La última vez que el Gobierno federal tomó medidas para enfrentar este tipo de manipulación todavía se hacían las redadas a sitios de trabajo. O las tácticas son otras y hay que cambiar las medidas”.

El memo sugiere a la Casa Blanca que tome las siguientes cuatro medidas:

1-Dar alivio afirmativo que incluya permiso de trabajo a las personas que según las propias reglas internas del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) sean de baja prioridad para las deportaciones.

2-El gobierno federal debe terminar con los programas que delegan la responsabilidad de aplicar las leyes migratorias en la policía local y estatal.

3-Eliminar la práctica de deportar en forma expedita o sin audiencia ante un juez a las personas cuya deportación es de baja prioridad.

4-Asegurar que los operativos de DHS hacia empleadores o trabajadores no interfieran con los derechos laborales.

La AFL CIO es apenas una de las organizaciones que en semanas recientes han hecho sugerencias a la Casa Blanca sobre medidas a tomar en ausencia de una solución legislativa en el Congreso, para aliviar el efecto de las deportaciones en la comunidad inmigrante.