Controversia por carruajes de caballos en NYC patea a Quinn

El FBI estaría investigando una posible extorsión a la excandidata a la alcaldía
Controversia por carruajes de caballos en NYC patea a Quinn
El grupo NYCLASS de defensa de los animales dijo a EDLP que desconoce sobre alguna investigación a la expresidenta del Concejo Municipal de NY.
Foto: Archivo

NUEVA YORK – La controversia sobre el uso de carruajes de caballos en Central Park ha tomado un nuevo giro al iniciar el FBI una investigación sobre una posible extorsión a la excandidata a la alcaldía de Nueva York Christine Quinn, según indicó ayer el Daily News.

El FBI declinó hacer declaraciones sobre el tema a El Diario/La Prensa.

El alcalde Bill De Blasio apoyó, desde el inicio de su campaña electoral, una medida para prohibir los carruajes de caballos al tiempo que recibía generosas donaciones de aquellos que están a favor de la prohibición. Quinn se negó a secundar la iniciativa a pesar que el grupo NYCLASS en defensa de los animales se lo pidió.

El FBI trata de dilucidar si la organización, que hizo llegar a Quinn su mensaje de solicitud de apoyo a través de dos de sus ayudantes de campaña, fue más allá de una legítima discrepancia, de acuerdo con el reportaje del rotativo.

El estratega de Goldin Solutions, John Eddy, a cargo de las relaciones de NYCLASS con los medios de comunicación, remitió un correo electrónico a EDLP en el que indica: “NYCLASS no tiene conocimiento de ninguna investigación”.

En la pesquisa estaría bajo escrutinio la amenaza, que se hizo realidad, de que iban a financiar anuncios negativos contra Quinn si no apoyaba la prohibición de los carruajes de caballos.

Bien sea por los anuncios o por un cambio en el electorado, lo cierto es que Quinn, que antes de la campaña negativa en su contra lideraba las primarias con un 32% de intención de voto, en septiembre sólo obtuvo el 15% del voto electoral.

NYCLASS es una organización sin ánimo de lucro que tiene como fin movilizar a los defensores de los animales para que voten por los candidatos que apoyan en sus campañas.

En este caso, el objetivo es cuestionado por un posible conflicto de interés. Los carruajes de caballos serían sustituidos por reproducciones de autos antiguos, operados con electricidad, encargados por NYCLASS.