Migrantes ponen en jaque a Gobierno

MÉXICO. — Así como los jóvenes indocumentados conocidos como Dreamers pusieron en jaque al gobierno estadounidense de Barack Obama al hacerse visibles, en México, los 800 migrantes centroamericanos que hoy cruza la mitad del país en la movilización “Viacrucis del Migrante” hicieron un símil con el gobierno mexicano.

De acuerdo con José Jacques, dirigente de Movimiento Migrante Mesoamericano, al igual que los dreamers, los indocumentados que iniciaron esta caravana el 15 de abril desde Guatemala, han dejado de estar ocultos, “ahora dan la cara y confrontan a la autoridad y la realidad diciendo ‘aquí estamos, somos reales'”.

En marzo pasado, decenas de “dreamers” deportados volvieron a EEUU para pedir asilo político mientras en México, los migrantes atraviesan estado por estado para exigir una visa de “libre tránsito”.

Ambos gobiernos sólo han respondido a la coyuntura: EEUU analiza casos en particular y aquí sólo entregó un visado temporal de 30 días a los 800 migrantes que acompañan defensores de derechos humanos, entre ellos, los curas Alejandro Solalinde y Tomás González.

Antes del Viacrucis Migrantes no existió una movilización abierta de indocumentados donde incluso algunos gobiernos estatales mexicanos les han brindado transporte ante la vulnerabilidad de niños, mujeres, ancianos y hombres inmigrantes.

Solalinde, director del albergue “Hermanos en el Camino”, señaló que esta es la primera caravana en que los migrantes se han coordinado entre ellos mismos.