Rivera afirma que a Canó le falta el ‘deseo ardiente’

El expitcher panameño de los Yankees hace público lo que piensa de su excompañero de equipo.

Rivera afirma que a Canó le falta el ‘deseo ardiente’
Ambos jugadores en una foto de archivo tomada al terminar un juego ante los Toronto Blue Jays en septiembre de 2013.
Foto: Tom Szczerbowski / Getty Images

Nueva York.- La nueva autobiografía de Mariano Rivera incluye un duro out en vía del uno al tres. En un gesto poco usual para muchos, el excerrador del Yankees no midió sus palabras y le pegó duro a su antiguo compañero de equipo, el segunda base Robinson Canó, en el libro titulado ‘The Closer’ (El cerrador) que ayer salió a la venta.

“El (Canó) tiene tanto talento que no sé por dónde comenzar a describirlo… No hay duda de que tiene el calibre para el Salón de la Fama. Es solo cuestión de ver si encuentra el empuje para llegar ahí. No creo que Robbie ansíe con ser el mejor… No ves en él la pasión ardiente que se ve en otros jugadores de élite”, escribió en la publicación.

Estas citas fueron reveladas apenas un día después de que se le honrara con el nombramiento de una avenida afuera del Yankee Stadium en El Bronx: Rivera Avenue.

El libro, que ayudó a escribir el reportero del Daily News, Wayne Coffey, detalla también el afecto que siente por Canó, con quien ganó la serie mundial de 2009, pero hace patente que el capitán del equipo dominicano campeón del Clásico Mundial 2013 no está dentro de sus intermedistas favoritos.

El que sí está, como cereza en el pastel, es el segunda base del Red Sox de Boston, Dustin Pedroia.

“Nadie juega más duro, se entrega más, quiere ganar más. Él sale a jugar duro durante veintisiete outs. Eso es algo muy especial de presenciar”, comenta. “Si yo tuviera que ganar un partido, me sería muy difícil elegir a alguien por encima de Dustin Pedroia para cubrir mi segunda base”.

Conocido por decir siempre lo correcto, Rivera podría estarse congraciando con la legión de los Bombarderos que está muy sentida desde que Canó rechazó la oferta para quedarse en El Bronx y tomar los $240 millones que le ofrecieron los Marineros de Seattle.

Mariano Rivera también aborda otros temas en su autobiografía. Recuerda que le dijo a Derek Jeter que debería tomársela con calma la temporada pasada porque no se veía bien en la recuperación de su fractura de tobillo.

“Sé cuánto quieres iniciar la temporada, pero necesitas tener cautela y no apresurar las cosas… porque si aplicas mucha presión demasiado pronto, podría ser contraproducente”.

A pesar de haber ganado cinco series mundiales, Rivera asegura que la decepción más amarga de su carrera fue el estropear el cierre del juego siete en la Serie Mundial del 2001 frente a Arizona.

“Clara y yo nos sentamos en la fila que nos toca en el avión. La 29. Tengo mi Biblia y a Clara conmigo. Las lágrimas no cesan. No dejan de caer durante todo el vuelo a través del país”.