Agentes de NYPD enjuiciados por abuso de autoridad

Las autoridades buscan determinar si los oficiales tenían permiso para intervenir en una residencia en Manhattan

NUEVA YORK – Dos policías testificaron el miércoles en un juicio del Departamento de Policía (NYPD), donde son acusados por abuso de autoridad luego de entrar a una vivienda y realizar una búsqueda sin la autorización requerida.

Los hechos ocurrieron el 2 de marzo de 2012, en Manhattan, alrededor de las 3:40 p.m. Dagoberto Rodríguez y Spencer Garrett acompañaron a Stephanie Acosta a buscar a su hija Maya, a la casa de su padre, Felipe Marrero, ya que la custodia le fue concedida a la mujer por un juez de la corte familiar.

Supuestamente, un sargento les dijo a los dos agentes que acompañaran a la madre, aunque no está claro si tenían permiso para intervenir.

Según Nicole Junior, abogada de la Junta de Querellas Civiles contra el NYPD (CCRB), los agentes “abrieron la chapa de la puerta, empujaron y entraron” a la vivienda de Marrero, tomaron a la pequeña y la cubrieron con una cobija para entregársela a la madre.

Rodríguez y Spencer detallaron cómo escoltaron a Acosta al apartamento, el intercambio de palabras que tuvieron con el padre de la menor y la negación de la abuela Aida Quintana para entregarle a la pequeña.

Junior se enfocó en algunas contradicciones en los testimonios de los agentes frente al juez Robert Vinal, comparado con los dados, el 17 de abril de 2012, a investigadores de CCRB.

Según Junior, ellos sólo tenían que acompañar a Acosta para que le entregaran a su hija, pero los agentes fueron más allá de su trabajo y entraron al apartamento y lo registraron, aunque el padre y la abuela les indicaron que no tenían autorización para hacerlo.

Durante el inicio del juicio, John Tyann, abogado defensor de los acusados, indicó que ellos “sólo siguieron órdenes”, y después de describir lo que los agentes hicieron agregó que “eso es lo que los policías están supuestos a hacer”.

El juicio se reanudará el 10 de junio, donde se determinará si el testimonio del sargento que, presuntamente, dio las órdenes a los agentes aportaría información importante para el caso.