Alcalde de Chicago presionará por la reforma migratoria

Rahm Emanuel se unirá a la presión para que el Congreso apruebe una ley de inmigración este año

Alcalde de Chicago presionará por la reforma migratoria
El alcalde Rahm Emanuel tenía planeado reunirse este jueves con el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson.
Foto: María Peña

Washington – El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, que en 2010 fue señalado como un presunto obstáculo para la reforma migratoria, se reunirá este jueves con el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, para presionar por una ley de inmigración.

Emanuel estará acompañado en esa reunión por el congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, en momento en que la reforma migratoria permanece estancada en la Cámara de Representantes y sin visos de avance este año.

“Luis y yo queremos asegurarnos de que el secretario Johnson está al tanto de nuestro deseo de lograr la aprobación de la reforma migratoria este año, ya sea por acción ejecutiva (del presidente Barack Obama) o mediante una legislación”, explicó Emanuel tras un encuentro con Gutiérrez en el Instituto Urbano en Washington.

Preguntado por La Opinión sobre qué haría distinto ahora tras ser criticado en 2010 por el estancamiento de la reforma, Emanuel sólo indicó que “hay que darse cuenta de que se trata de un asunto difícil”.

Sobre la amenaza de Obama de tomar medidas unilaterales para ampliar los alivios migratorios para los indocumentados, Emanuel dijo que el Congreso “necesita esa presión” para que se logre impulsar la reforma.

“La amenaza existe y también esta realidad: si el Congreso no actúa, el Presidente lo hará…si los legisladores están empantanados por asuntos políticos, el presidente tendrá que actuar”, manifestó.

Emanuel fue el jefe de Gabinete de Obama durante su primer mandato y fue responsabilizado en parte por el estancamiento de la reforma migratoria cuando los demócratas aún controlaban ambas cámaras del Congreso.

Conocido por su pragmatismo, Emanuel en el pasado recurrió a la cautela en la lucha por la reforma migratoria, que en una ocasión tildó como el “tercer riel” –un asunto volátil y potencialmente desastroso- en la política estadounidense.

Siguiendo los pasos del Condado Cook en Illinois, una de las medidas que tomó Emanuel al asumir las riendas como alcalde de Chicago fue frenar la participación de la urbe en el polémico programa “Comunidades Seguras”, que permite la repatriación de indocumentados en las cárceles.

Gutiérrez afirmó que Emanuel “es el mejor asesor que cualquiera puede tener, está comprometido y vamos a trabajar juntos para revolucionar nuestro sistema migratorio”.

“El alcalde siempre estuvo comprometido, aunque no siempre estuvimos de acuerdo sobre cómo proceder, pero recuerdo las reuniones con él, el conteo de votos, y en vez de buscar culpables y revolver al pasado, yo veo a un alcalde que defiende a la comunidad inmigrante y es un recurso valioso”, subrayó.

En la actualidad, los esfuerzos demócratas por forzar el voto de la reforma migratoria en la Cámara Baja a través de una petición especial se han topado con una resistencia de hierro por parte de los republicanos.

Para el pasado 4 de abril, esa medida solo tenía 191 del total de 218 votos que requiere para obligar al voto, pese a que, según los demócratas, 30 legisladores republicanos apoyan la reforma.

“Hay que tener un contexto acá: se le está pidiendo al Partido Republicano que haga lo que no hizo el Partido Demócrata en cuatro años (para votar la reforma migratoria) cuando Nancy Pelosi era la líder de la mayoría en la Cámara Baja… sigo creyendo que tendremos un voto, pero necesitamos a los republicanos”, aseveró Gutiérrez.