Presidente de Nigeria promete liberar a niñas secuestradas

Goodluck Jonathan aseguró que este secuestro marcará “el principio del fin del terrorismo” en su país

Presidente de Nigeria promete liberar a niñas secuestradas
El mandatario dijo que dará con el paradero de las menores raptadas.
Foto: EFE

El presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, prometió este jueves que rescatará a las más de 200 niñas secuestradas por el grupo islámico Boko Haram hace más de tres semanas y aseguró que este secuestro marcará “el principio del fin del terrorismo” en su país.

“Como país, nos enfrentamos a un ataque del terrorismo”. “Creo que el secuestro de estas niñas será el principio del fin del terrorismo en Nigeria”, dijo Jonathan durante su intervención en el Foro Económico Mundial para África en Abuja, la capital nigeriana.

Asimismo, agradeció a las naciones, entre ellas Estados Unidos, Reino Unido, Francia y China, por su apoyo para intentar rescatar a las niñas, que fueron secuestradas en una escuela secundaria de Chibok, en el estado de Borno, en el noreste de Nigeria.

El mandatario nigeriano también agradeció a los delegados su asistencia al Foro Económico Mundial para África “en un momento en el que Nigeria afronta ataques terroristas”, según reportes del diario nigeriano The Punch.

“Si ustedes se hubieran negado a venir, los terroristas lo habrían celebrado y habrían provocado más caos”, agregó.

Jonathan prometió encontrar a los menores a pesar de que el fin de semana pasado admitió desconocer el paradero de las niñas.

El secuestro de las niñas por parte de Boko Haram, que busca instaurar un estado islámico en el noreste de Nigeria, desencadenó indignación internacional y protestas en el país, poniendo presión al gobierno para que recupere a las niñas.

La Policía de Nigeria ofreció la víspera una recompensa de $300,000 a quien aporte información que conduzca a la localización y rescate de las estudiantes.

El pasado 14 de abril, presuntos miembros de Boko Haram atacaron una escuela secundaria de Chibok, de donde secuestraron a unas 276 alumnas, de la cuales 53 lograron escapar, pero 223 siguen secuestradas.

Además, el domingo pasado, otras 11 niñas, de entre 12 y 15 años, fueron secuestradas en la localidad de Warabe, en el estado de Borno, por hombres armados presuntamente identificados como miembros de Boko Haram.

El Vaticano condenó el secuestro de las más de 200 niñas por parte de la secta radical islámica Boko Haram y pidió su liberación “y regreso a sus condiciones normales de vida”.

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, dijo en un comunicado distribuido por Radio Vaticano que “el secuestro de un gran número de niñas muy jóvenes por los terroristas de Boko Haram se añade a las otras formas horribles de violencia que caracterizan desde hace tiempo la actividad de ese grupo en Nigeria”.

“La negación de todo respeto por la vida y la dignidad de las personas, incluidas los más inocentes, vulnerables y sin defensa, exige una condena muy firme”, agregó.

El portavoz mencionó las “humillaciones increíbles que le son infligidas” a las víctimas de este secuestro.

“Nos unimos a los numerosos llamamientos a favor de su liberación”, dijo.

La posición del Vaticano se conoció el mismo día en que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, comunicó su preocupación y “angustia” por ese secuestro.

Boko Haram reivindicó el pasado lunes el secuestro de más de 200 niñas registrado el pasado 14 de abril.

Ban, que será recibido el viernes en audiencia por el papa Francisco, dijo que el secuestro “va contra el derecho internacional y no puede justificarse bajo ninguna circunstancia”.

También indicó que está siguiendo la situación atentamente, expresó el apoyo de Naciones Unidas a Nigeria ante los retos internos que afronta el país y recalcó “a todos los implicados” que “los derechos humanos y el derecho humanitario internacional deben respetarse completamente”.

El secretario general reiteró también que colocar como objetivos a niños y a escuelas, algo que ha hecho la secta Boko Haram en varias ocasiones, “va contra el derecho internacional y no puede justificarse bajo ninguna circunstancia”.

Estados Unidos, China, Francia y el Reino Unido han ofrecido apoyo a Nigeria con el fin de participar en la operación para liberar a las menores, mientras se intensifica la campaña mundial en favor del rescate.