¿Qué es el tamiz neonatal?

Gracias a esta pequeña punción es posible detectar a tiempo enfermedades graves en un recién nacido.
¿Qué es el tamiz neonatal?
El tamiz neonatal consiste en extraer una muestra de sangre de un talón del recién nacido.
Foto: Archivo

“Esta prueba consiste en la punción de uno de los talones del recién nacido, del cual se extrae una pequeña muestra de sangre, misma que se analiza en un laboratorio. Este sencillo proceso -junto con la vacunación- es la más efectiva estrategia de prevención para el cuidado de su salud, ya que ayuda a la detección temprana de alteraciones auditivas y de más de 30 variaciones metabólicas, endócrinas y de la sangre, que pueden provocar desde retraso en su crecimiento, hasta dificultades en sus habilidades psicomotoras o auditivas”, afirma la médica cirujana Adriana López Zárate.

“La realización de esta prueba brinda la oportunidad de detectar padecimientos cuando aún no se han presentado daños severos al organismo, lo cual permite prevenir o aminorar sus consecuencias de manera muy significativa. Esto ocurre en el caso de alguna discapacidad o inclusive, se puede evitar la muerte”, explica la especialista y agrega que un aspecto que debe subrayarse es que la prueba debe realizar entre las primeras 48 y 72 horas de vida del recién nacido.

Gracias a la prueba del tamiz neonatal ampliado es posible detectar más de 60 enfermedades, entre las cuales se encuentran:

  • Hipotiroidismo congénito, la cual puede ocasionar retraso mental.
  • Fibrosis quística.
  • Galactosemia, la cual puede ocasionar cataratas, deficiencias hepáticas e infecciones.
  • Enfermedades que ocasionan defectos neuromusculares y cardíacos.
  • Padecimientos que provocan deficiencias en el sistema inmunológico.

Adriana López Zárate explica que el tamiz neonatal ampliado es el estudio de laboratorio más completo y el más importante que puede realizarse al recién nacido, ya que permite identificar en un espectro más completo una gran lista de padecimientos, además de darle herramientas al personal médico para evitar o, si es necesario, tratar alguna enfermedad metabólica de origen genético.

En este mismo sentido, ayuda al especialista en salud a realizar un diagnóstico más preciso y profundo del padecimiento, así como a determinar con mayor certidumbre el tratamiento más pertinente, lo cual conlleva beneficios en la calidad de vida del bebé, finaliza la experta.

Sin importar la condición de salud de los padres, es preciso realizar esta prueba para así garantizar que tu pequeño reciba la atención y cuidados que necesita para crecer sano.

Para leer: El primer año es fundamental, Penelope Leach, Ediciones B.

Colaboración de Fundación Teletón México

“El compromiso es una decisión, no un acto obligado”

Bojorge@teleton.org.mx