¡A vestir las paredes!

No sólo las puedes decorar con pinturas o fotografías
¡A vestir las paredes!
Utiliza los platos de viejas vajillas para crear un original diseño en las paredes de tu sala.
Foto: shutterstock

Lo más fácil y cómodo para decorar las paredes de nuestro hogar es colgar un par de pinturas y ya. Otra clásica opción es escoger algunas fotos familiares importantes, como la del matrimonio o la graduación de la escuela de alguno de los niños de la casa.

Pero no todo tiene que ser tan aburrido, pues una de las ventajas que tiene la decoración hoy en día es que puedes jugar con un sinfín de elementos que muchas veces botamos y que podríamos usar para vestir las paredes de la sala.

Los stickers o calcomanías son una excelente opción para adornar las paredes de los cuartos, sobre todo el de los niños. Un marco se puede caer y herir a tu pequeño o dejar vidrios por todas partes. Puedes diseñar un mundo de fantasías en la habitación de tu hijo sólo con pegatinas.

También es una excelente opción para dar más vida y color a tu propia habitación. Una idea es escoger calcomanías de flores o bambús que le darán un toque más moderno a tu casa.

Para aquellas que tienen más sentido del humor, en el mercado puedes encontrar stickers más divertidos como andinistas “escalando por tus muebles” o paracaidistas saltando desde el escalón más alto de la escalera.

Aunque lo más clásico es decorar con pinturas, no tiene por qué ser tan aburrido. Una excelente idea es elegir imágenes o fotografías de diferentes tamaños, enmarcarlas y colgarlas. Quedarán como una especie de collage con marcos de todos los tamaños.

Ten cuidado de no exagerar pues si te excedes, saturarás la vista. Intenta primero con ese espacio de pared que tienes abandonado y luego ve cómo te va.

¿Te aburriste de los platos que usas hace más de 10 años? ¡Cuélgalos en la pared! Sí, como lo lees. Es una de las últimas tendencias en el mundo de la decoración. La vajilla más utilizada es esa antigua, con dibujos de flores y colores y con detalles en los bordes.

Una gran alternativa es escoger seis o siete platos de diferentes diseños y tamaños y colgarlos cerca del comedor, pues estarán siguiendo la temática de la comida.