Desarrollo de Apps, puerta grande al mundo laboral

Nueva York—Se aproxima el fin de curso y el momento en el que hay que pulir los curricula. Para muchos estudiantes empieza una vida profesional que en estos momentos de elevada competitividad y tasa de desempleo va a ser mucho más satisfactoria en términos de salario, responsabilidad y estabilidad para aquellos que hayan orientado su formación al campo del desarrollo de las aplicaciones web.

Así lo confirma el estudio de WalletHub sobre los mejores trabajos de entrada al mundo laboral. De acuerdo con el ranking que han elaborado, el del desarrollador de aplicaciones es uno de los trabajos para los que hay más oportunidades laborales inmediatas, tiene un buen potencial de crecimiento y una baja dificultad. Es decir, el mejor trabajo para empezar una carrera profesional.

El crecimiento de las aplicaciones como medio de conexión de empresas y servicios con los clientes, además del uso diario para entretenimiento, ha ampliado recientemente la demanda de especialistas en su desarrollo.

En general, el mundo de la tecnología y las comunicaciones on line son las ocupaciones que mejor vía de despegue profesional proporcionan. El segundo y tercer trabajo con mejores perspectivas para quienes empiezan a trabajar son los de analistas de seguridad de información y diseñadores de páginas web. Esta última profesión está en el ranking a la misma altura que la de abogado.

Tres profesiones más, relacionadas con este campo de las altas tecnología as — ingeniero de software, ingeniero de redes y programador—, están entre las 10 primeras en este clasificación de mejores opciones para comenzar.

Eso si, aunque la mayoría de las oportunidades laborales están en el mundo de las ingenierías, los salarios más elevados para profesionales en sus primeros pasos están en el mundo del derecho. Abogados fiscalistas, de pacientes, o laboralistas ganan unos salarios que rondan los $80,000. Solo los ingenieros de perforación (para petroleras y gasísticas) tienen compensaciones en ese rango.

El peor de los trabajos, según el ranking es el de procesador de servicios de préstamos al consumo (incluso en estos tiempos de bajas tasas de interés).