Embargan la casa de Carmen Salinas

El bien inmueble se mantiene intacto y no ha recibido ningún tipo de sellos por parte de ninguna autoridad
Embargan la casa de Carmen Salinas
La actriz, se dice indignada por el proceder de las autoridades.
Foto: Getty

Carmen Salinas no sólo tiene que lidiar con el embargo de su casa como resultado de una demanda de despido injustificado por parte del músico Luis Simón, sino con la ingratitud de decenas de personas a quienes ha ayudado y que no han sido capaces de externarle su solidaridad.

La artista habla en exclusiva con BASTA! sobre el estado jurídico en el que se encuentra su vivienda.

“El documento del embargo salió en septiembre del año pasado. ¿Qué tenía que venir este hombre a embargar mi casa y no a la sociedad Vallejo- Salinas? ¿Por qué nada más a mí? ¿Será que las Vallejo y Luis Simón están unidos? Seguramente las Vallejo le dijeron a este tipo que ellas no lo habían corrido y que yo les había dado instrucciones de no llevarlo a la gira que hicimos por Estados Unidos, pero la realidad es que yo ni siquiera sabía a qué ciudades íbamos a ir, no tenía el itinerario a detalle porque además en esos días estaba concentrada en ayudar al Chato que estaba en agonía”, detalla.

Cabe aclarar que el embargo que recae sobre la casa es de carácter precautorio, es decir, es una medida que la Junta Local de Conciliación y Arbitraje realiza a petición del demandante, para garantizar el pago que este último pretende, en este caso más de dos millones de pesos.

El bien inmueble se mantiene intacto y no ha recibido ningún tipo de sellos por parte de ninguna autoridad.

Salinas se mantiene firme en la defensa de su patrimonio, resultado de su arduo trabajo en sus primeros años de carrera y testigo fiel de los acontecimientos que han marcado su vida.

“Esta casa es el único fruto de trabajo de 60 años de carrera artística. Aquí crecieron mis hijos, mi hijo Pedro cerró sus ojitos hace 20 años, aquí murieron mis padres.

¿Qué tienen que venir a meterse a mi casa? ¿Por qué no se fueron sobre las cosas de la producción de Aventurera con las que se quedaron las Vallejo? Son millones de pesos en vestuario, luces, sonido, microfonía, todo eso se los quedaron las señoras Vallejo”, acusa.

A sus 74 años, Carmen desconoce las innumerables vertientes del derecho fiscal y laboral, situación que la perjudicó sobremanera al confiar el asunto en las manos equivocadas.

“Estábamos velando al Chato, era el 20 de abril cuando llegaron a la funeraria para hacer la entrega del documento, yo iba a recibirla, pero Martha Vallejo se me adelantó y dijo que ella la atendería, que no me preocupara. Yo estaba muy metida en mi dolor, en velar a mi hermano del alma y ya no supe más. Ellas no hicieron nada, dejaron que todo esto creciera y me heredaron este problema”, señala.

PURAS INGRATITUDES

Es en la desgracia donde se conocen a los verdaderos amigos. En el caso de Salinas, se confiesa un tanto decepcionada al ver la indiferencia mostrada por la gente a la que en más de una ocasión le tendió la mano.

“Mi hijo siempre llevaba a Chuy Millán a grabar los musicales para mis imitaciones, luego María Rojo me invitó a hacer Cada quien su vida, yo me llevé a Chuy y lo inventé como director de la orquesta y él lleva a Luis Simón, desde entonces Luis está trabajando gracias a mí. En Cada quien su vida se aventó 300 representaciones, luego nos fuimos a Aventurera, a Chuy Millán me lo llevé a un almacén grande a comprarle trajes, camisas, corbatas y sin embargo, a pesar de que se le pagaron 10 mil pesos por arreglo, no quiere regresar la música de Aventurera. A Chuy y Luis les hice un disco, pagué los derechos, así como dos mil discos y dos mil casets para que se ayudaran, no los hice gastar nada. ¿Cuándo me habló Chuy Millán para darme su apoyo?”, se pregunta.

Carmelita añade a su lista de ingratos más nombres: “Hay un músico que se llama Pancho Sainz y su esposa es Gabriela Valdivia, son peruanos.

Él vivió dos años en mi casa, se acostaba en la recámara de Pedrito, luego le presté un departamento que tengo durante cinco años, no le cobré nada”, rememora.

MENTIRAS MÁS MENTIRAS

Además de asegurar que fue despedido a las 14 horas del domingo 11 de marzo de 2012, cuando la actriz se encontraba en San Diego, en su denuncia Luis Simón ha incurrido en otras mentiras: “Dice que trabajábamos de martes a domingo. En su mejor momento, fueron jueves, viernes y sábado, también dice que la obra era de las tres de la tarde a las dos de la mañana. Dice que le pagábamos 3 mil 500 por función y es una mentira porque lo más que las Vallejo llegaron a pagar fue mil 500″, finaliza”.